A más viejos, menos AMPK y más difícil perder grasa

AMPK y pérdida de grasa

Si alcanzas la edad madura, te darás cuenta de que cada año te cuesta más perder grasa.

Se debe a diversos factores, incluyendo niveles más bajos de testosterona y hormona tiroidea.

Sin embargo, nuevas investigaciones han descubierto un eslabón más directo entre la edad avanzada y el incremento de la dificultad para perder grasa: la AMP-kinasa activadora de proteína (AMPK).

Esta proteína aparece en todas las células musculares y es responsable de la regulación del metabolismo energético y la quema de grasa. Cuando las células musculares tienen una gran demanda de energía, como al hacer ejercicio, se activa la AMPK y aumenta la velocidad metabólica de las células musculares y la cantidad de grasa que utilizan como combustible.

Los investigadores de la Universidad de Yale estudiaron a las ratas y descubrieron que a medida que su cuerpo envejecía, se reducía notoriamente la capacidad de activar la AMPK.

En un estudio publicado por Jim Stoppani se comprobó que el AMPK aumentaba las proteínas desparejadas, lo que multiplicaba la cantidad de calorías y grasa consumidas por las células musculares.

Los resultados ofrecen más luz sobre la dificultad de perder grasa a medida que se envejece, a pesar de que puedas seguir entrenando igual de duro. Según Stoppani, “El estudio sugiere que cuando envejeces, puede que necesites entrenar más duro y durante más tiempo para conseguir los mismos resultados”.

Pero recordad siempre, que a jóvenes o a viejos, el ejercicio habitual mejora la salud, potencia la calidad de vida y aumenta las posibilidades de longevidad.

Más estudios sobre la AMPK

Los científicos de Yale investigaron la actividad del AMPK en las ratas más jóvenes (de tres semanas) y en las más viejas (de dos años). Informaron en un número de la revista Cell Metabolism del 2007 que las ratas viejas presentaban notoriamente menor actividad de la AMPK que las ratas jóvenes.

Además, el músculo de las ratas que hacían ejercicio mostró un incremento de un 100% en la actividad del AMPK, mientras que las ratas más viejas que entrenaban regularmente solo consiguieron un aumento del 20%.

Conclusión

Los datos de estudio sugieren que a medida que avanzamos en edad, quemamos menos calorías y menos grasa cuando hacemos ejercicio, e incluso en reposo.

Eso significa que debemos entrenar más duro y durante más tiempo, al menos en lo referente a los aerobios, para consumir la misma cantidad de calorías y de grasa.

Podemos también pensar que, al cumplir más años, necesitamos apoyarnos en suplementos como cafeína, extracto de té verde y otros para acelerar el metabolismo y los niveles de consumo de grasa.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.