Ácido Linolieco Conjugado (ALC)

Ácido linoleico conjugado

El ácido linoléico conjugado (ALC) es un tipo de grasa saludable derivada del ácido linoléico, un ácido graso omega-6 que se encuentra de manera natural en la carne de vacuno y en los productos lácteos.

Posee múltiples beneficios, entre los que se incluyen su acción antinflamatoria, sus propiedades para combatir el cáncer y la protección frente a las enfermedades cardiacas. pero la propiedad que nuestros lectores probablemente encontrarán más interesante es la capacidad del ALC para mejorar el crecimiento muscular y la fuerza mientras se reduce la acumulación de grasa corporal.

Está bien que comas mucha carne de ternera y que engullas litros y litros de leche, ¿verdad? En realidad, un consumo abundante de carne y productos lácteos no equivale necesariamente a una abundante ingesta de ALC, por dos razones: en primer lugar, los productos lácteos bajos en grasa también contienen poco ALC debido a que el ALC se encuentra en la grasa que ha sido eliminada de la leche entera.

Segundo, las actuales técnicas de cría de ganado interfieren con la forma en la que se produce el ALC. El ALC es metabolizado por bacterias en el interior del estómago de las vacas a partir de la hierba que comen. En la actualidad las vacas generalmente están alimentadas con grano en lugar de con hierba, e incluso a las que comen hierba no les permiten pastar en el exterior tanto tiempo como antes, así que la producción de ALC se ha reducido drásticamente.

Muchos expertos estiman que la producción de ALC ha caído aproximadamente un 75% en la carne y en los productos lácteos. Por eso, la mejor manera de asegurarte de que estás consumiendo el suficiente ALC es tomarlo en forma de suplemento.

Muchos culturistas no toman ningún suplemento de ALC

Puede que esto se deba a que la mayor parte de los estudios sobre el ALC han mostrado tan sólo una modesta reducción en la grasa corporal y pequeñas ganancias en la masa muscular. Dos recientes estudios deberían cambiar esto.

El primero, llevado a cabo en la Universidad de Saskatchewan, buscaba los efectos del ALC sobre las ganancias musculares y la perdida de grasa durante un programa de entrenamiento con pesos. Setenta y seis sujetos completaron un programa de siete semanas que consistía en tres entrenamientos con pesas semanales.

La mitad de los sujetos tomaron cinco gramos diarios de ALC; la otra mitad recibió un placebo. Los investigadores publicaron en la revista Medicina y Ciencia en los deportes y el ejercicio que el grupo que tomaba el ALC incrementó la masa muscular en más de un kilo y medio comparado con el menos de medio kilo del grupo del placebo.

El grupo del ALC también había ganado más fuerza en el press banca y había perdido aproximadamente un kilo de grasa corporal -sin dieta. Por otra parte, lo cierto es que el grupo del placebo ganó medio kilo de grasa.

Este estudio queda respaldado por otra investigación que fue presentada en la Conferencia de Biología Experimental de 2006 en San Francisco, California.

Los investigadores le dieron a 118 sujetos obesos o con sobrepeso 3,4 g de ALC o bien, de aceite de oliva durante seis meses. Los voluntarios no hicieron dieta ni ejercicio, pero al final, el grupo del ALC había perdido algo más de dos kilos de grasa y ganado medio kilo de 1 músculo más que el grupo del aceite de oliva.

Y lo más importante, los investigadores descubrieron que la pérdida de grasa en el grupo del ALC procedía principalmente del abdomen en los hombres y de los muslos en las mujeres.

Estas personas ni siquiera habían entrenado, así que imagina lo que podría hacer el ALC en conjunción con una dieta y un entrenamiento serio.

¿Cuál es el secreto?

Parece que el ALC actúa inhibiendo la encima lipoproteína lipasa LPL. La LPL permite que las células grasas retengan la grasa que circula por la sangre y la almacenen en forma de grasa corporal. Inhibiendo la LPL, el ALC incita al cuerpo a quemar la grasa en lugar de almacenarla.

No sólo hace decrecer los depósitos de grasa corporal, sino que también preserva la masa muscular, porque si el cuerpo está quemando grasa, no necesita descomponer el tejido muscular para obtener energía. Puedes conseguir estos resultados tomando de 1 a 3 g tres veces al día con las comidas.

Precauciones

Sin detrimento de sus propiedades, ciertas investigaciones científicas advierten sobre su consumo prolongado, el cual puede provocar efectos no deseados en la salud, especialmente en el hígado. Si bien ya existían algunos estudios que brindaban datos sobre estos y otros efectos secundarios, recientemente se ha re evaluado el CLA con el objeto de observar si realmente su consumo provocaba hígado graso.

Esta investigación, realizada por el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares y el Centro de Investigación Biomédica en red de Obesidad y Nutrición (Ciberobn), arrojó datos interesantes. Al parecer el consumo prolongado de CLA puede provocar una degeneración grasa en el hígado, conocida como esteatosis hepática o hígado graso. De acuerdo con lo observado, esto se debería a una alteración en la regulación de los niveles de glucosa y la captación de las grasas por parte de las células del hígado.

Si bien, es necesario seguir investigando antes de tomar decisiones respecto a este producto, esta información confirma estudios anteriores, por lo tanto puede serte de utilidad para que tomes recaudos y consultes con tu médico antes de tomar CLA.

Más información:

Puedes encontrar información en contra del ALC en este artículo: Alerta por el uso del ácido linoleico conjugado como adelgazante

Otras fuentes también destacan las bondades de este producto: Los efectos del ácido linoleico conjugado (CLA)

Harán falta mas estudios sobre este compuesto.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.