Agua para crecimiento muscular

Agua para crecimiento muscular

Para ganar muscular, el agua es otro factor muy importante.  No beber suficiente agua puede afectar negativamente a tus ganancias de masa muscular.

El músculo está compuesto por un 70 por ciento de agua, de tal modo que mantener la hidratación corporal asegura un máximo de volumen de la célula muscular y ayuda al crecimiento del músculo.

Cuando el organismo se deshidrata, el agua sale de las células musculares, lo que le determina un estado antianabólico, de desecho muscular.

Recuerda bien esto: Un músculo bien hidratado es un músculo anabólico.

Comenzar hidratando al organismo debe ser la primera tarea de la mañana. Recuerda que ocho horas durmiendo equivalen a un tercio del día, durante las cuales no se consumen fluidos.

Bebe al menos medio litro de agua al levantarte. Las bebidas con cafeína, como el café y el té, tienen un efecto diurético -eliminan agua del organismo-, así que si te gustan este tipo de bebidas -y esto no es algo malo- asegúrate de restablecer tu equilibrio hídrico con la suficiente ingesta de agua.

Bajo condiciones ambientales normales, el organismo que entrena necesita, aproximadamente, de tres a cuatro litros de agua  espaciado a lo largo del día. En climas más cálidos, el requerimiento diario de agua se incrementa para reemplazar los fluidos perdidos a través de la sudoración. Tampoco te pases con el agua, el exceso ocasiona que los minerales como el potasio, sodio y magnesio se diluyan rápidamente en el torrente sanguíneo, ocasionando cansancio, calambres y pérdida de agilidad mental.

Mantener el cuerpo hidratado durante el ejercicio es esencial. Agua es todo lo que se necesita para restaurar los fluidos corporales, siempre que la sesión de entrenamiento dure alrededor de una hora u hora y media.

Las bebidas deportivas que contienen electrolitos añadidos, como sodio y potasio, son más beneficiosas para los deportistas que se ejercitan durante periodos más prolongados sin comer. Por tanto, si estás un tiempo prudente en el gimnasio, no existe una ventaja real en consumir estas bebidas durante la sesión de entrenamiento.

¿Cuanta agua tomo?

Para asegurarte de una correcta hidratación puedes utilizar esta regla general: Cualquier persona debería intentar beber 8 vasos de agua cada día, lo que es alrededor de 2 litros.

También puede estimarse la cantidad de agua necesaria tomando nuestro peso en kg y multiplicándolo por 0,036.

Ejemplo: 84 Kg de peso => 84 x 0,036 = 3,024 litros de agua.

Obviamente, si somos atletas o nos ejercitamos con frecuencia, necesitaremos además reponer el agua que perdemos durante el entrenamiento. Es aconsejable beber incluso cuando no tenemos sed. Cuando llega la sensación de sed, ya es señal de que estamos deshidratándonos. Esto ocurre cuando se pierde alrededor de un 2% del peso corporal en agua y se produce una disminución inmediata en nuestro rendimiento.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.