El agua para perder peso

Agua Perder Peso

Hay muchas cuestiones más allá del simple hecho de servir para limpiar nuestros riñones y aquí tienes estos últimos hechos acerca de este compuesto indispensable para muchas funciones del cuerpo humano de bastante interés para los culturistas.

El agua es una factor crítico a la hora de realizar ejercicio

El agua es crucial para los atletas, especialmente bajo condiciones de clima caliente y húmedo. Entrenar en este tipo de ambiente puede fácilmente llevar a una pérdida de 2 cuartos de pérdida de agua, lo que resulta en un 10% de deficiencia en el rendimiento en el ejercicio.

¿Cómo pierde agua el cuerpo?

La manera más obvia a través de la cual el cuerpo pierde o elimina agua es la orina (una cantidad menor es eliminada vía heces fecales). Aunque una persona no realice ejercicio alguno está perdiendo agua, alrededor de un litro a través de la piel y los pulmones.

El ejercicio puede duplicar sin ningún problema esa cantidad a través de la respiración y el sudor. La evaporación del sudor es la forma por la cual el cuerpo disipa el calor generado en el interior por los músculos que se encuentran trabajando, para mantener una temperatura corporal.

¿Donde tiene origen la perdida de agua?

Cuando no se bebe el agua suficiente el cuerpo responde de tres maneras:

  1. Existe un decremento o disminución en la cantidad de plasma (sangre).
  2. Existe un decremento o disminución en el espacio entre células.
  3. Existe un decremento o disminución en el agua que se encuentra dentro de las células de nuestro cuerpo.

Ya que las contracciones musculares requieren de reacciones complejas entre minerales (sodio y potasio), un decremento en el volumen de agua puede afectar las concentraciones de esos electrolitos, lo que puede producir, por ejemplo, calambres.

Además, la reducción de sangre o plasma hace más difícil que el cuerpo elimine calor y obliga al corazón a funcionar con mayor trabajo.

El agua ayuda a combatir el sobrepeso

La ayuda más barata y eficiente de una dieta esta tan cerca como la llave del fregadero de tu cocina. Fereydoon Batmanghelidj, MD, autor de “Your Body’s many cries for Water” afirma que muchos americanos se encuentran con sobrepeso debido a una confusión bastante simple – ellos no saben cuando están sedientos.

“Las sensaciones de sed y hambre se generan simultáneamente para indicar las necesidades del cerebro; sin embargo, no reconocemos la sensación de sed y asumimos ambas indicaciones como la necesidad de comer, así que ingerimos comida aun cuando lo único que necesitamos es agua”, dice la investigadora que sostiene esta teoría.

“Durante mi investigación he visto a gente perder de 14 a 23 kilos solo cambiando al agua como su bebida preferida. Ellas han aprendido que esa magnifica disminución en sobrepeso ocurre cuando saben identificar y separar esas dos sensaciones – hambre y sed – y se abstienen de ingerir alimento sólido para satisfacer la necesidad de tomar agua”.

Batmanghelidj recomienda beber un vaso de agua grande media hora antes de cada comida para satisfacer la necesidad de agua, reducir el apetito y facilitar la digestión.

“El agua es tu mejor arma para la lucha contra el sobrepeso”.

El agua y la masa muscular

¿Piensas que esos grandes bíceps están hechos completamente de densa proteína? De hecho, contienen muchísima agua. La porción liquida llega hasta una cantidad cerca del 60% de su peso, aunque tengas unos brazos de 21 pulgadas de circunferencia.

Además de ayudar a tu masa muscular, el agua es el mecanismo de transporte principal llevando nutrientes, metabolitos de desecho y secreciones internas (por ejemplo, hormonas) hacia algunos tejidos específicos; también regula la temperatura corporal disipando el calor de los músculos que se encuentran trabajando en el interior y orientándolo hacia la piel para enfriar el cuerpo a través de la evaporación del sudor.

Cantidad de agua recomendada

Una manera efectiva de saber si se está tomando agua suficiente es echándole un vistazo al color de la orina. Amarillo pálido, casi sin color puede ser un indicativo saludable; un amarillo oscuro (café), así como orina con un olor fuerte, significa que no se está bebiendo el agua suficiente.

Todos debemos de tener un mínimo de 2 cuartos de litro de agua diariamente. Si se llega a pasar de este mínimo aunque sea un poco, es suficiente para dejar una sensación de cansancio (la deshidratación es la causa más común de la fatiga) o enfermedad.

¿Recuerdas como te sentías cuando te dio fiebre por última vez? No, no fue por ver play-offs sin fin de la NBA, muy probablemente fue por deshidratación. Cuando sudas pesadamente y tu fiebre comienza a desaparecer, ambos, tu cerebro y tu cuerpo sufren de una gran deshidratación, causándote una sensación de nausea.

Lo mismo se aplica cuando estas entrenando en un clima caliente o un gimnasio a altas temperaturas. La cantidad de sudor que estas desechando están afectando indirectamente tu capacidad de reacción y tu concentración, así que, si te sientes muy cansado para pensar después de un entrenamiento, bebe agua.

Un punto crítico para tener muy en cuenta es el siguiente: cuando el cuerpo necesita agua urgentemente, nada la puede sustituir.

Agua antes del ejercicio

Comúnmente los atletas se ven involucrados en problemas ellos mismos debido a que se dejan deshidratar por descuido o por una falta de conocimiento en la materia, los atletas requieren los líquidos adecuados para una función renal regular.

Los culturistas no deberían de tener problemas con esto, pero la disponibilidad del agua para maratonistas y corredores de largas distancias es más difícil, además de tener que considerar condiciones climáticas como el calor.

El beber agua regularmente reemplaza solo cerca de dos tercios del agua pérdida durante el ejercicio a través del sudor; la mayoría de los individuos se deshidratan de un 2 a un 6% de su peso corporal durante una sesión de ejercicio, así que resulta extremadamente importante incorporar esos líquidos de vuelta al organismo.

Sigue estas recomendaciones para obtener una hidratación óptima:

  • Bebe de 2 a 3 vasos de agua dos horas antes de realizar una sesión de entrenamiento.
  • Toma 2 a 3 vasos de agua justo antes de empezar con tu entrenamiento.
  • Bebe un vaso de agua cada 15 minutos durante la sesión de ejercicio.
  • Verifica tu peso antes y después de entrenar.
  • Bebe un vaso de agua después de tu entrenamiento por cada kilogramo de peso corporal perdido.

Recuerda que el regarte agua por encima de la cabeza no es un substituto de tomar agua.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.