Ayudas naturales contra la artritis

Ayudas naturales para la artritis

La artritis es, sin lugar a dudas, uno de los mayores problemas relacionados con la realización de cualquier actividad física.

A menudo es consecuencia del desgaste óseo ocasionado tras muchos años de deporte o ejercicio, y te hace recordar con nostalgia las épocas en que tú y tus colegas pasabais horas y horas jugando al fútbol sin ningún tipo de problema al respecto.

Los huesos ya no son como eran antes.

El recuerdo de aquellos tiempos en los que el rendimiento era mayor y las consecuencias nulas, te incitan a pensar que el paso de los años ha hecho estragos en diversos aspectos de nuestras vidas en los que nunca habíamos pensado.

Seguramente acuden a tu mente imágenes de interminables ejercicios de rodillas, meses de rehabilitación para la zona lumbar, y el eco de la voz de tu pareja, diciéndote algo del estilo de “ya te dije que no tenías edad para hacer según qué cosas”.

Ponte en situación. Posiblemente estés tomando una cerveza con los amigos, cuando oyes alguna propuesta sobre quién chuta una pelota más lejos , o sobre quién levanta más peso, o sobre quién corre más, o sobre quién aguanta más haciendo esto o lo otro.

Es entonces cuando recuerdas el dolor y piensas en lo triste que resulta cuando tu cuerpo admite una derrota antes incluso de poner el reto en práctica.

Pero no tienes por qué ser un viejo para sentir ese dolor físico en un momento o lugar determinados. Sobre todo, si haces mucho deporte.

Pero cuando ese dolor no desaparece, sí es el momento de buscar soluciones al problema.

La artritis

Todos esos dolores que sufres son síntomas de artritis. Ésta es una enfermedad común cuando nos hacemos mayores.

Se trata de una degeneración del cartílago que rodea los huesos (especialmente cuando éstos aguantan mucho peso).

La unión de un hueso con otro debe ser una zona que esté siempre bien lubricada gracias a la viscosidad del cartílago, de manera que los dos huesos no entren en contacto directo, hecho que provocaría un dolor insoportable.

La artritis surge cuando el cartílago se deshidrata y pierde espesor, con lo que la articulación pierde viscosidad.

Hasta que la ciencia invente una articulación artificial para sustituir la desgastada, las articulaciones son de un solo uso, y deben aguantar desde que nacemos hasta que morimos.

¿Cuál sería un recurso razonable para una persona con problemas de rodilla o con dolor de espalda crónico?

A parte de ejercicios terapéuticos y de estiramientos destinados a tratar el problema, no hay muchas soluciones físicas para cuidar una articulación, más que abstenerse de seguir haciendo deporte o actividades físicas.

Pero dile eso a cualquier deportista amateur o aficionado, o a los adictos al deporte los fines de semana.

Con toda seguridad te responderán: “¡Tiene que haber otra solución !”.

Tratamientos naturales contra la artritis

Gracias a la medicina natural, los analgésicos o calmantes no son la única alternativa para los aspirantes a estrellas deportivas de todo el mundo .

Existen tres soluciones principales para calmar el dolor de las articulaciones:

Reducir la inflamación

Prevenir la inflamación es la tarea número uno.

No se puede reparar una articulación parcialmente destruida si no se detiene primero el proceso inflamatorio.

En algunas zonas, la inflamación provocará que el sistema inmunológico recurra a la articulación para alimentarse.

Existen complementos naturales estupendos para suavizar las articulaciones afectadas, reduciendo la inflamación antes de que ésta se vuelva crónica.

Busca combinaciones como la bromelina, la raíz de cúrcuma y el regaliz (estas combinaciones te ayudarán con la inflamación de la rodilla).

Rehidratar

Una vez se ha controlado el problema inflamatorio, debes pensar en tomar un complemento como el sulfato de condroitina, el sulfato de glucosamina y el metilo-sulfonil-metano (MSM).

Estos elementos ayudan a hidratar y suavizar la fina capa de cartílago que protege a los huesos viejos y desgastados.

Regenerar

Ahora que ya estás libre del fastidioso dolor de articulaciones, el alivio temporal ofrecido por el paso uno y el paso dos también requiere un esfuerzo añadido, como complemento para ayudar a la regeneración del cartílago.

La vitamina C, el colágeno, el aloe vera y el extracto de arándanos proporcionan parte del estímulo y de los elementos necesarios para regenerar un cartílago nuevo y fuerte.

En tu camino hacia la recuperación, puedes recurrir también a remedios termógenos previos al ejercicio. Normalmente, contienen aspirina, cafeína y efedrina.

Esta fórmula, además de proporcionarte energía, actuará como anti-inflamatorio y anti-catabólico (previene la pérdida de proteínas -articulaciones, músculos, ligamentos
etc.-) .

Nota 1: Ten mucho cuidado con los suplementos termogénicos, porque pueden darte más energía de la que tu cuerpo puede soportar.

También pueden producirte ansiedad y nervios, así que consulta con un especialista que domine el tema antes de auto-administrarte estos complementos que pueden llegar a resultar peligrosos.

Nota 2: Las ayudas naturales nunca deben sustituir al tratamiento estipulado por tu médico, solo complementar.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.