Cerveza o refrescos: ¿cuál tiene más calorías?

Cerveza o refrescos

Calor y sol hace que salgamos a la calle y pasemos mucho tiempo fuera de nuestra casa. Una tradición de esta época del año es la de asistir a las terrazas que se ponen en nuestras calles y pasar una buena tarde tomando algo con los amigos. Para muchas personas este momento representa todo un reto a la hora de elegir la bebida más adecuada para mantener la línea.

Por ello desde aquí queremos disipar una duda, y es que muchos no saben si decantarse por un refresco o por una cerveza.

La cerveza

Una caña con tapas es lo más socorrido cuando empieza el buen tiempo, y a pesar de que no lo tengamos en cuenta, se trata de un alimento con una alta carga de calorías, ya que a las propias de la cerveza, y en concreto a las del alcohol, debemos sumarle las de la tapa, que por lo general suelen ser alimentos con altas dosis de calorías. Pero este punto muchos no lo tienen en cuenta, y por ello queremos analizar qué tipo de bebida es mejor para amenizar nuestras horas de relax esta primavera.

La cerveza es una bebida elaborada a partir de un cereal, la cebada, por lo que su contenido en hidratos de carbono es alto, a lo que hay que sumar las calorías que aporta el alcohol que contiene esta bebida, lo que la convierte en algo altamente calórico. Es cierto que la levadura de cerveza que contiene nos aporta infinidad de beneficios, además de vitaminas del tipo B, que tan necesarias son para el organismo, pero a pesar de esto, puede ser un enemigo de la dieta.

¿Un refresco?

Frente a la cerveza tradicional tenemos los refrescos, a los que se les añaden azúcares para darles un sabor dulce. A pesar de esto, y de las calorías que nos aportan, los refrescos no contienen alcohol, lo que los convierte en una elección menos calórica que la cerveza tradicional.

Pero también hay que tener en cuenta que no nos aportan apenas nutrientes como sucede con la cerveza, que es un alimento nutritivo y en muchos casos hasta recomendable.

Para librarnos de las calorías de ambos productos podemos optar por sus variedades libres de azúcares y de alcohol. En el caso de los refrescos para la elaboración de esta variedad se utilizan edulcorantes que muchas personas no quieren incorporar en su dieta pero son relativamente seguros.

Por el lado de la cerveza podemos optar por su variedad sin alcohol y sin calorías que nos ayudará a seguir obteniendo los nutrientes de esta bebida pero sin poner en riesgo nuestra dieta, no obstante, el sabor no es igual.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.