Como ganar masa muscular general

Ganar masa muscular

Lo primero que debes tener en cuenta cuando empiezas a entrenar culturismo es ganar una masa muscular general. Esta masa general debe ser la base sobre la que esculpirás tu físico.

Es muy común observar a principiantes perdiendo el tiempo realizando ejercicios de antebrazo, curl concentrado, femoral sentado, etc… cuando deberían derivar todos sus esfuerzos a los ejercicios que de verdad construyen masa muscular.

Para adquirir esta masa muscular general es preciso trabajar las grandes zonas corporales que constituyen el motor capaz de aumentar el volumen global.

Por consiguiente, centraos en estimular prioritariamente las piernas, la espalda y el pecho, así como los hombros aunque en menor medida.

Doblar el tamaño de los brazos puede ser un objetivo muy atractivo, pero tal vez no suponga aumentar el peso corporal en más de un kilo.  Es decir, trabajar los grupos pequeños no es el camino para ponerse grande.

En cambio, mejorar la masa de la espalda o de las piernas puede suponer aumentar cinco o seis kilos de peso en pocos meses.

Por otro lado, la manera de estimular el máximo crecimiento en los grandes grupos no es usando ejercicios de aislamiento, sino movimientos compuestos dónde intervienen varias articulaciones.

Para la piernas, priorizar las sentadillas y la prensa, haciendo cuatro series de cada, de 10 repeticiones.

Para la espalda dedicadle las dominadas, el remo inclinado con barra y el peso muerto.

Al pecho el press de banca, los fondos de paralelas y aperturas.

Y para los hombros el press militar con barra, el press con mancuernas y los remos al mentón.

Como norma general no específica y sin contar el calentamiento, realizad de tres a cuatro series para los movimientos del torso, de entre 8-10 repeticiones, procurando siempre mover el máximo peso posible llevando en todo momento una adecuada ejecución (también llamado “Fallo técnico”).

Si no entrenáis duro los grupos musculares capaces de generar el máximo aumento de volumen, nunca estaréis lo bastante grandes.

Corregir los fallos estructurales

Una vez hallamos construido una buena base de masa muscular general es hora de empezar a tener en cuenta los detalles.

Por desgracia, nadie es perfecto ni cuenta con el mismo patrimonio genético en todo el cuerpo, sino que algunas zonas están peor dotadas que otras, por consiguiente, además de
seguir un trabajo pesado y básico para estimular las ganancias generales de masa, tenéis que poner atención al mismo tiempo en corregir los posibles fallos estructurales.

Por ejemplo, examinaros ante el espejo, o buscad la ayuda de alguien que sea objetivo, para detectar si hay algún músculo o zona que no esté en proporción con el resto del cuerpo. ¿Tenéis el pecho plano, muy poco gemelo o carecéis de tríceps?

Ahora que vais a empezar a ganar masa general es imperativo impedir que si existe una desproporción ésta se vuelva crónica, porque cada vez será más difícil corregirla.

Por lo tanto, si hay un grupo rezagado dadle un tratamiento especial entrenándolo prioritariamente en el inicio de la sesión o dedicándole dos sesiones semanales más breves en lugar de una como al resto.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.