Como saber si tengo obesidad

Obesidad

Para hacer un diagnóstico del grado de obesidad de una persona se usan distintos medios:

La propia persona

Todos somos conscientes del estilo de vida que llevamos. ¿Hacemos ejercicio con frecuencia o llevamos una vida sedentaria? ¿Llevamos una dieta equilibrada o comemos demasiado “grasiento”? En definitiva, uno mismo es el medio más sencillo para saber si lleva o no demasiado “cargamento” de grasa encima.

Si comenzamos a llevar una vida más activa, combinada con una alimentación equilibrada, veremos cómo poco a poco nuestro cuerpo se irá “transformando”, tal como habíamos planeado, sin necesidad de acudir a básculas, tablas, o fórmulas matemáticas.

El Índice de masa corporal (IMC) o de Quetelet

Este método es muy utilizado por médicos e investigadores con el fin de clasificar los diferentes grados de obesidad de peso corporal, y para valorar el correspondiente riesgo de salud.

Índice de masa corporal

Ejemplo:

Yo, Eduardo, mido 1,82 metros y peso 74 kilogramos. Al aplicar la fórmula, encuentro que,

IMC = 74 / (1,82 x 1,82) = 22,34 (dentro de la franja de la normalidad)

El IMC es un método válido para personas promedio, pero no para deportistas, pues no proporciona una estimación fiable respecto a la composición corporal, por ejemplo, cuánto peso es de grasa y cuánto es de tejido magro. En consecuencia, un deportista puede tener un exceso de peso según este método, pero muy poca grasa en favor de una gran musculatura.

Las tablas de correlación peso/talla

Son muy utilizadas en el ámbito clínico, pero al igual que el IMC, sólo suelen ser útiles para personas promedio y no para deportistas, pues tampoco proporcionan una estimación fiable respecto a la composición o calidad relativa del peso corporal.

Tabla de correlacción peso talla

La regla de la pulgada (2,54 cm)

Es otro método de “peso corporal ideal” fundamentado en personas promedio.

Hombres: 47 kg para los primeros 152 cm, más 2,2 kg por cada 2,54 cm que exceda dicha altura.

Mujeres: 45 kg para los primeros 152 cm, más 2,2 kg por cada 2,54 cm que exceda la altura dicha.

Ejemplo:

Yo, Eduardo, mido 182 cm, por lo que mi peso ideal sería:

Peso ideal = 47 kg +(2,2×30/2,54) = 72,9 kg

Las básculas

Sin duda, las básculas son necesarias, por ejemplo, si vamos a hacer uso de métodos como los anteriormente mencionados. Sin embargo, su utilidad no va más allá del mero hecho de facilitar un número. ¿Qué quiero decir con esto? Muy sencillo.

En primer lugar, una báscula no dice cuánta grasa se tiene y, en segundo lugar, puede inducir a engaño en el momento que comencemos un programa de ejercicio físico con el fin de perder peso. Esto se debe a que, a través del ejercicio, nuestro cuerpo comenzará a perder grasa, pero también a ganar peso magro (en músculo), y como es lógico, esto la báscula no lo refleja, por lo que podemos estar semanas e incluso meses sin bajar de peso.

Por esta razón, no tiene ninguna utilidad desanimarse y darle una “patada” al programa de ejercicio físico, puesto que estaremos cumpliendo con el objetivo propuesto: eliminar grasa.

En definitiva, acabemos con el culto desmesurado a la báscula que sólo conduce a una frustración innecesaria, y fiémonos más de nosotros mismos como “báscula subjetiva”.

Cálculo del porcentaje de grasa corporal

Para calcular el porcentaje de grasa corporal hay que hacer uso de diversos métodos, unos más sencillos y otros más sofisticados, como son la medición de pliegues corporales, la densitometría, la interactancia infrarroja o la obstaculización bioeléctrica.

En cualquier caso, si estás interesado en saber tu porcentaje de grasa corporal, lo más conveniente es que acuda a un especialista.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.