No sigas las dietas de moda o “milagro”

Dietas milagro

Hay literalmente cientos de dietas de moda en el mercado con todo el mundo reclamando que “su” dieta es la mejor para pérdida de peso.

El problema con las mayorías de dietas de moda es que estas típicamente limitan el consumo de un determinado macronutriente (proteína, carbohidratos, o grasa) o un grupo de comidas, y por consiguiente tienden a luchar contra lo que tu cuerpo necesita para funcionar más eficientemente.

Por ejemplo con cualquier de las dietas bajas en carbohidratos que han sido populares en años recientes, las cuales  limitan  severamente tu consumo de fuentes importantes de carbohidratos.

Mientras que las personas pueden experimentas inicialmente pérdida de peso con estas dietas, yo aconsejo en contra de ellas porque típicamente también causan pérdida de músculo magro, lo cual bajará tu RMR (ritmo metabólico, las calorías que gasta tu cuerpo en reposo), haciendo más fácil que la grasa vuelva a ubicarse allí en el largo plazo.

Nota: a lo que me estoy refiriendo negativamente aquí son a las dietas bajas en carbohidratos en extremo… Esto no significa que defienda una dieta alta en carbohidratos. De nuevo, el balance y la moderación en todos los 3 componentes es lo que estamos buscando aquí, no alto o bajo en nada.

Una de las primeras razones por las que las personas experimentan una pérdida rápida de peso al inicio con una dieta baja en carbohidratos es que ellos pierden peso de agua por agotar sus almacenes de glucógeno del músculo. Estos almacenes son básicamente carbohidratos almacenados en toda tu estructura muscular.

Una cantidad significativa de agua es también retenida en las células musculares del cuerpo al igual que el glucógeno. Cuando agotas esos almacenes, también pierdes una buena parte de peso de agua. Esto no es necesariamente algo bueno, ya que tu desempeño en el gimnasio sufrirá y tus músculos aparecerán planos. Es común para la gente darse cuenta que sus músculos lucen más pequeños (una especie de encogimiento) cuando están en una dieta baja en carbohidratos.

Mi consejo es no caer en la trampa de una dieta baja en carbohidratos. Todavía puedes disfrutar carbohidratos desde que elijas opciones saludables sin procesar y combinarlas con cada comida que tenga proteínas magras y grasas saludables.

Date cuenta que aunque no recomiendo una dieta baja en carbohidratos, no estoy diciendo tampoco que recomiendo una dieta alta en carbohidratos. Nunca estarás esbelto si te sobrealimentas con carbohidratos. Incluir una cantidad moderada de carbohidratos saludables en tu dieta te ayudará a tener la energía para entrenar intensamente y recuperarte de tus rutinas de ejercicios mientras ayudas a mantener tu masa muscular magra y mantener tu ritmo metabólico más alto.

Otra clase de dieta de moda para perder peso que ha sido promocionada en el pasado (y todavía es promocionada por muchos profesionales de la salud) es la dieta baja en grasa.

Nuevamente, aquí lo que pasa es que tú te has estado limitando uno de los macro nutrientes importantes que tu cuerpo necesita para funcionar apropiadamente.

La gente típicamente lucha para perder peso con una dieta baja en peso porque tienden a reemplazar las calorías de grasa que se hubieran comido, con carbohidratos extras (particularmente carbohidratos refinados). Una cantidad más grande carbohidratos refinados en la dieta va a disparar los niveles de insulina, los cuales te harán ansiar más carbohidratos mientras tus niveles de azúcar colapsan. Esto se convierte en un círculo dificultoso sin fin sintiendo antojos por los carbohidratos refinados. Esto hace que la pérdida de peso sea muy difícil con una dieta baja en grasas.

Además, las dietas bajas en grasa tienden diametralmente a afectar los procesos hormonales en el cuerpo, los cuales pueden cerrar tus esfuerzos por perder peso y ganar músculos.

Una cantidad suficiente de grasa saludable también ayudará a satisfacer tu hambre. Vas a necesitar cantidades moderadas de grasa saludable, pero ten cuidado con el total de tus calorías porque las comidas altas en grasa son densas en calorías.

Estudios indican que para mantener todos los procesos metabólicos saludables en los cuales tu cuerpo confía en tu dieta de grasas, deberías mantener tu consumo total de grasas entre 20 y 40% del total de tus calorías. Una dieta en grasas menor al 20% puede diametralmente afectar tus esfuerzos para perder peso, tus procesos hormonales, tu desempeño en el entrenamiento y muchas otras funciones corporales.

He notado que la mayoría de las personas están confundidas sobre la grasa en la dieta y muy frecuentemente subestiman la importancia de grasas saludables en sus dietas o no entienden cuales dietas son buenas y cuáles son las malas.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.