La carrera

La carrera

Su gesto motriz es muy sencillo y natural, no requiere una técnica especial, incluso puedes combinar programas de andar-trotar a intervalos. Además, se puede realizar en cualquier situación, ya que no requiere ningún otro medio para su práctica, sólo necesitas un recorrido y algo de tiempo disponible.

Al realizarse en posición totalmente vertical, la frecuencia cardiaca se verá más elevada, ya que el sistema cardiovascular tiene un trabajo extra en el retorno venoso de toda la sangre que baja al tren inferior, tiene que volverla a bombear hacia arribar para alcanzar de nuevo al corazón, lo que significa un trabajo extra para el músculo cardíaco, que se ve obligado a elevar sus pulsaciones.

Por tanto, si en tu caso, por ser una persona sedentaria o con un peso elevado, tus pulsaciones ya se elevan con facilidad, la carrera representará una elevación adicional de esas pulsaciones y no podrás mantener un ritmo adecuado.

Por otra parte, tenemos el inconveniente del impacto que recibe el organismo en la recepción de los sucesivos apoyos. Este impacto frena el retorno venoso y, por otra parte, provoca sobrecargas en determinadas articulaciones y grupos musculares. Estos puntos de estrés articular son principalmente la rodilla y la zona lumbar. Si practicas la carrera es fundamental que garantices un correcto acondicionamiento muscular de estas zonas. Para ello es importante un plan de trabajo específico de toda la musculatura abdomino-lumbar, sobre todo la musculatura profunda, con un trabajo de activación del músculo transverso del abdomen.

Los pequeños impactos de la carrera producen a largo plazo lesiones en el sistema óseo, como degeneración del cartílago, meniscopatías, roturas del cuerpo y arco vertebral o del disco vertebral (hernias, protusiones y ciáticas). Para proteger tus articulaciones de los impactos elige bien tus recorridos y evita en la medida de lo posible los terrenos duros como el asfalto, la mejor opción son terrenos más “blandos” como tierra, pista de tartán o una buena cinta de correr.

Por otra parte, es fundamental un buen calzado específico para la carrera. Dentro del equipamiento es preferible que realices un esfuerzo en la elección de una buena zapatilla que utilices sólo para tus sesiones de carrera.

La mayoría de las marcas disponen de diseños para la carrera : ligeras, con cámara de aire, transpirables, etc.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.