Ejercicios de Trapecios

Ejercicios de Trapecios

Desarrollar buenos trapecios  es simple. Basta con hacer ejercicios de trapecios, y basta con aprender a encoger los hombros.

Un buen físico requiere no sólo un pecho bien desarrollado, una buena espalda y unos buenos hombros, sino un trapecio superior importante. Los culturistas serios suelen incluir ejercicios de trapecios en sus entrenamientos, pero muchas personas, no. Y es un error.

Entrenar los trapecios es más fácil de lo que algunos piensan. Una acción básica de este músculo es simplemente levantar la faja deltoidea, lo que significa “encoger” los hombros hacia arriba. Se trata de subirlos en dirección a las orejas. No hay mucha dificultad en esta técnica.

Hacer un ejercicio de encogimiento implica sujetar un par de mancuernas, una barra o los manerales de un aparato concreto adaptado a ello para proporcionar resistencia, y subir los hombros lo más arriba posible. Idealmente, deberíamos mantener la posición de contracción completa y apretar a tope, y bajar luego lentamente al punto de partida para sentir el estiramiento. El intervalo de recorrido es muy corto; la distancia que podemos subir o bajar los hombros.

A menudo vemos que hay culturistas complicando esos encogimientos tan simples. Por ejemplo, algunos giran los hombros hacia atrás y hacia delante cuando los levantan. No añade beneficio alguno y puede llegar a ser peligroso. Todo lo que cuenta de verdad es la contracción muscular que se produce directamente contra la gravedad -hacia arriba, no hacia adelante o hacia atrás.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.