La importancia de unos lumbares fuertes

Lumbares fuertes

Es obvio que como principiantes debéis centraros durante vuestras primeras fases como culturistas en aprender la correcta mecánica de todos los ejercicios.

Ese es el primer paso que debéis dar.

El segundo es centraros en los ejercicios básicos, no sólo en su perfecto aprendizaje de ejecución, obviamente, sino también en convertirlos en el eje central de vuestra rutina, algo que ya suelen ocuparse de hacer los entrenadores y monitores de los gimnasios cuando os establecen un programa, pero para aquellos que se entrenen solos, en su casa o bien que lo hagan en centros públicos, como polideportivos dónde no pueden contar con el asesoramiento y ayuda de ningún monitor,  debéis tener presente que son los movimientos básicos los que os permitirán incrementar en gran medida vuestros niveles de fuerza y también los que producirán mayores ganancias de volumen y de peso corporal.

Esos ejercicios básicos son aquellos en los que intervienen varias articulaciones para llevar a cabo la acción. En ese mismo contexto hemos repasado ya las sentadillas, la prensa de piernas, los preses de banca, tanto con barra como con mancuernas, los preses militares, el remo con barra para la espalda, el remo al mentón para los hombros, etcétera.

Pero en esta ocasión nos vamos a detener en un ejercicio en el que a pesar de que no se suele mover peso adicional al corporal, o muy poco, no obstante constituye un movimiento compuesto y básico de gran relevancia, puesto que puede constituir la piedra angular de vuestros progresos, dado que gracias a sus efectos de fortalecimiento de los músculos de soporte de la columna no sólo la blindará contra posibles lesiones, sino que servirá para elevar muy sustancialmente el rendimiento y el peso empleado en muchos otros ejercicios compuestos, que por consiguiente podrán aumentar vuestra fuerza y volumen corporal en gran medida. Estoy hablando de las hiperextensiones.

Efectos localizados de las hiperextensiones

A través de la realización de las hiperextensiones se trabajan principalmente los erectores de la columna, especialmente los músculos lumbares, que extienden la espalda desde la parte baja de la columna y la protegen, pero también intervienen en la acción los femorales y los glúteos, aunque en menor grado.

Hiperextensiones de espalda

Si hacéis varias series de este ejercicio fortaleceréis y también desarrollaréis los músculos femorales, que ocupan la cara posterior del muslo y ayudan a equilibrar la fuerza y desarrollo de la pierna en general, pero también endureceréis los glúteos.

Sin embargo, la mayor parte de la tensión se la llevan los lumbares que como consecuencia se fortalecerán y desarrollarán, formando esas características protuberancias a cada lado de la columna, que parecen dos pitones bajo la piel.

El desarrollo de la zona lumbar contribuye a mejorar el aspecto estético de la espalda, pero lo más importante para cualquier principiante es el blindaje que proporcionan esos músculos cuando están bien desarrollados, porque sirven de sostén natural y de protección de las vértebras, a las cuales mantienen bien alineadas, libres de presión, así como a los discos intervertebrales y se evitan posibles pinzamientos nerviosos.

Efectos globales derivados de las hiperextensiones

Como podéis comprobar mediante la realización de las hiperextensiones podréis fortalecer la parte baja de la espalda y proteger así la columna, además de hipertrofiar significativamente los músculos lumbares, pero los efectos de ese fortalecimiento van mucho más allá de ser localizados en dicha zona, porque sus repercusiones son de largo alcance.

Como principiantes, vuestro primer objetivo es el perfecto aprendizaje de la mecánica de los ejercicios y el segundo seguir una rutina basada principalmente en los ejercicios básicos y compuestos, esos que implican varias articulaciones y permiten mover mucho peso, porque son los que más os ayudarán a ganar fuerza y volumen corporal.

El tercer objetivo es mover gradualmente el máximo peso posible, dentro del marco de la correcta realización de los movimientos, porque ese es el camino para conseguir el aumento gradual de la fuerza y del desarrollo muscular.

En otras palabras, es la vía para dejar de ser principiantes y obtener un volumen considerable.

Es evidente que si empleamos ejercicios con pesas es para someter a los músculos a la lucha contra la fuerza de gravedad, porque eso produce el aumento del tamaño de las fibras musculares y del volumen de los músculos, de manera que no hace falta ser un genio para adivinar que cuanto más sea la carga empleada en los ejercicios, mayor será el crecimiento.

Pero lo que no muchos saben es que existe un eslabón débil común a muchos ejercicios y que éste impide que se pueda usar un peso mayor y ese eslabón es justamente la fuerza de la espalda baja.

La zona media, constituye el epicentro de la fuerza para la gran mayoría de movimientos del cuerpo y aunque en esa faja muscular natural que compone la zona media también intervienen los músculos abdominales, son los lumbares los auténticos artífices de ese sostén porque son los que protegen la columna vertebral.

Por tanto, en la mayoría de esos ejercicios básicos y compuestos que debéis realizar para adquirir la fuerza y envergadura de un verdadero culturista, los lumbares desempeñan un papel tan primordial que en muchos casos su debilidad, o falta de desarrollo, es lo que impide que se pueda obtener el máximo provecho de esos movimientos.

Por ejemplo, la sentadilla es el mejor ejercicio para las piernas, además de producir de rebote una oleada de crecimiento global, pero en la mayoría de los casos cuando no se puede seguir haciendo más repeticiones, o cuando se utiliza un peso menor es porque los lumbares no son capaces de soportar la tensión a que se ven sometidos en ese lance.

¿Y qué decir del peso muerto? Otro de los ejercicios considerados Rey del tamaño, ahí la fuerza de la espalda baja es crítica, como también lo es en todos los ejercicios para la espalda, con mayor importancia en los de remo.

Si nos remitimos al press de hombros, la fuerza de los lumbares es clave para poder levantar mucho peso, o el punto débil que os impedirá usar una carga importante y sacar más repeticiones.

Incluso en ejercicios como el curl con barra, la intervención de la zona lumbar es importante para llevar a cabo el movimiento, como lo es en las elevaciones laterales, las extensiones de tríceps, etcétera.

Si conectaseis un sensor a la zona lumbar y éste a una pantalla que recogiese el impulso de las contracciones, comprobaríais que no existe ningún ejercicio en que ésta no intervenga, y en algunos casos lo hace de un modo muy profundo. La otra forma de averiguar la verdadera importancia e implicación de la espalda baja, es cuando sufrís una lesión, porque entonces descubriréis que no hay prácticamente ningún ejercicio que podáis hacer sin sentir un dolor agudo en la zona lumbar.

En pocas palabras

Por consiguiente, la lección es sencilla de aprender: con unos músculos lumbares fuertes podréis manejar más peso en cualquier ejercicio de vuestra rutina y por tanto progresaréis más rápido y mucho más a largo plazo. Además de que reforzando esos músculos evitáis toda posibilidad de lesión, justamente en una zona tan vulnerable y delicada como la espalda baja que precisamente por su implicación en todos los movimientos, si se produjese os impediría entrenar con normalidad el resto del cuerpo.

Por Darrell Thomas

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

1 Comentario

  1. El artículo no menciona el peso muerto rumano ni el peso muerto convencional, para mi los mejores ejercicios para fortalecer el lumbar.

    De todas formas lo que si quiero que quede claro es la importancia de tener un lumbar fuerte y no estar todo el tiempo con un cinturón de levantamiento que solo lo veo necesario en casos muy concretos.