Los estiramientos contra las molestias asociadas al deporte

Estiramientos

Con frecuencia se oye decir que el deporte es bueno para la salud.

Paradójicamente, el atleta suele ser víctima de molestias muy desagradables y dolores de todo tipo, como calambres, agujetas, contracturaselongaciones y distensiones.

El seguimiento de un programa regular de estiramientos reduce notablemente la incidencia de dichas molestias.

Los calambres

Este incidente, común entre los deportistas, se traduce por la contracción involuntaria y brutal de un músculo.

El dolor cede en unos minutos, a veces solo en segundos.

Los calambres aparecen a menudo por falta de hidratación, falta de magnesio, de sodio, por un entrenamiento insuficiente, un mal gesto, una posición incorrecta…

Los calambres nocturnos suelen ser consecuencia directa de la falta de magnesio, vitamina B o de calcio.

También pueden provenir de la obstrucción de las arterias por partículas de grasa, por el exceso de alcohol o por la diabetes.

Para eliminar un calambre, debemos estirar el músculo contraído para obligarlo a relajarse.

Las agujetas

Las agujetas son dolores musculares difusos que suelen afectar a diversos grupos de músculos al mismo tiempo.

Aparecen al día siguiente, o al otro, de esfuerzos intensos, pudiendo durar de tres días a más de una semana.

La práctica regular de estiramientos antes y después del esfuerzo previene las agujetas.

Paradójicamente, los estiramientos pueden ser causa de agujetas en sí mismos, pero solo a corto plazo.

Un nuevo ejercicio estira la inserción del tendón en el músculo de forma poco habitual. Dicho tirón puede dañar las fibras y engendrar agujetas.

Por ello la introducción de un nuevo programa de estiramientos sobre grupos musculares no habituados provoca agujetas sistemáticamente.

Sin embargo, las agujetas actúan como una vacuna contra futuras agujetas.

Si se repiten los ejercicios en los días siguientes, aun con agujetas, estas desaparecerán
y no volverán a presentarse, lo que demuestra la increíble capacidad de adaptación del cuerpo humano.

Las contracturas

contractura-muscularSe manifiestan mediante la aparición de un cordón duro y doloroso en el cuerpo de un músculo.

Al contrario que el calambre, que llega y se va rápidamente, la zona contracturada tarda días en descontracturarse. Los músculos se ponen rígidos, tetanizados.

La contractura es la expresión de la fatiga y el sufrimiento muscular.

Los deportistas que no controlan bien sus capacidades físicas son las primeras víctimas de las contracturas, que sancionan los esfuerzos excesivos.

Un buen programa de estiramientos debe focalizarse prioritariamente en las zonas problemáticas a fin de prevenir la incidencia de las contracturas.

Las elongaciones

La elongación representa la primera fase de un ataque muscular grave. En esta patología, el músculo se ve estirado brutalmente, a menudo más allá de su longitud habitual.

Las fibras en sí no se ven afectadas pero el envoltorio conjuntivo muscular se distiende. Solo el reposo ayudará a soportar el intenso dolor de una elongación.

Los estiramientos son una forma eficaz de prevenir elongaciones.

Las distensiones

Como en la elongación, es el envoltorio conjuntivo el que se ve afectado por la distensión.

A pesar de sentir la fatiga muscular, incluso el daño palpable, el atleta no ha sabido parar a tiempo.distension-muscular

Las distensiones son la bestia negra de los deportistas de élite, dado que estas interrumpen su trabajo por lo menos durante seis meses o más.

Como en el caso de las elongaciones, los estiramientos constituyen el mejor medio para prevenir las distensiones.

El desgarro muscular

desgarro-muscularEl desgarro muscular es fruto del deterioro de un grupo importante de fibras en el interior de un músculo.

Se trata de la lesión del «movimiento excesivo», como lo llaman muchos deportistas. Se acaba la sesión de entrenamiento, llega la fatiga muscular, pero se quiere llegar un poco más lejos, más allá de los propios límites.

Por desgracia, los músculos no están de acuerdo con esa idea.

La solución: reposo y un tratamiento médico de ionización o láser.

Un programa de musculación progresivo combinado con estiramientos es la forma más eficaz de prevenir desgarros.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.