Formas de evitar las calorías de más

Calorías,Adelgazar

En las dietas, los pequeños pasos llevan a grandes avances. A muchas personas les gusta entrenar, pero no están dispuestas a reducir las calorías, controlar las cantidades o seguir una planificación.

En este artículo trataremos de  aprovechar al máximo la dieta con algunas técnicas, prácticas y lógica.

Bebed agua cuando queráis comer algo no programado

El agua es la bebida menos popular, pero en la dieta es muy importante, sólo por detrás del control calórico. Si todo el mundo supiera que el agua puede eliminar las toxinas y ese flotador alrededor de la cintura, se lanzarían al grifo. Por desgracia, no se dan cuenta de la importancia del agua hasta después del evento. Luego lo vuelven a olvidar hasta la siguiente competición.

Tomar agua para contrarrestar el ácido estomacal que se segrega cuando se tiene hambre o cuando se cambia el horario puede salvar vuestra dieta.

Si el agua no funciona cuando queréis tomar un tentempié prohibido daos un paseo

Algunos clientes que han dejado de fumar me han dicho que cuando querían un cigarrillo se daban un paseo hasta que se les pasaban las ganas. Si no, iban al gimnasio a usar la máquina de andar porque resoplar por el ejercicio es mejor que por la nicotina. Cuando queráis tomar más fécula o carbohidratos, algo graso o un postre dulce, salid pitando a hacer ejercicio.

Cuando volváis ya no tendréis hambre. Además, caminar es la ayuda más barata y segura para la dieta.

No tengáis comida basura en los armarios

Muchos dicen que si cumples una dieta y tienes un objetivo debes poder sentarte delante de un manjar de dulces y no caer en la tentación, pero yo creo que eso es una tontería. Una cosa es la fuerza y la convicción y otra la estupidez. Creo que cada día que tengáis galletas, batidos, caramelos y otros dulces en vuestro armario, aunque no los comáis, estáis más cerca de sucumbir.

Conozco a personas con experiencia en las dietas que, si tuvieran comida basura a mano durante la dieta tendrían un momento de debilidad y comerían algo indebido.

Aunque no hayáis hecho trampa en un periodo de dieta, es posible que caigáis en el futuro si tentáis a la suerte. Lo mejor es que tiréis el chocolate y la salsa o la deis a la beneficencia.

Comprad comida normal

Me parece que cuantos más alimentos especializados compréis, como los productos bajos en carbohidratos y en azúcar, más tentados estaréis de desviaros de vuestra dieta. Las salsas bajas en carbohidratos de hoy están tan buenas que podéis excederos en la cantidad que debéis o no tomar.

En vez de adquirir todo tipo de alimentos especiales, tan sólo renunciad a algunos caprichos. La variación de los carbohidratos puede ser engañosa y el azúcar del alcohol puede estropear vuestra forma en las últimas semanas de la preparación para una competición.

Utilizad las especias

Sé que muchos no usan las especias durante la dieta, pero es una regla demasiado estricta. Las especias no añaden calorías, así que las podéis usar con libertad.

Además, eliminarlas por completo podría ser un error ya que incentivan el ritmo metabólico. Muchas especias picantes, incluida la cayena y algunos tipos de curry dan calor al organismo. Ponedle algo de picante al pollo y canela a la avena.

Comprad cuando no tengáis hambre

El peor error de quien hace dieta es ir a la tienda cuando tiene hambre. Comed algo antes de ir a comprar porque hay muchos productos que se adquieren por impulso. Alguien con hambre puede comprar una barrita y decir que puede eliminarla en su próxima sesión de cardio. Esa barrita parece la clave para sentirse humano otra vez.

El problema es que puede llevar a más y sabotear la dieta por completo. No os tentéis con productos que no necesitáis o que os son perjudiciales en este momento. Id a partes especificas de la tienda

Os puede parecer raro, pero lo cierto es que todos los alimentos sanos, como la carne y los lácteos están en una zona concreta del establecimiento. También los granos, como la avena o el arroz integral están agrupados. No vayáis a las zonas donde están los alimentos que no podéis tomar durante 12 semanas.

Dormid más de lo habitual

El descanso y la recuperación son vitales para reparar los músculos, pero también para perder peso. Durante el sueño se libera más hormona del crecimiento, así que dedicadle el tiempo necesario.

Además, así reduciréis la tendencia corporal a producir cortisol cuando se está estresado. El cortisol ayuda a acumular más grasa y no es lo recomendable durante una dieta. Dormir reduce la tensión física y emocional.

Eliminad alguna costumbre alimenticia negativa cada mes

Algunas personas comen entre horas y otros comen delante del televisor. Siempre hay algo que perfeccionar en cuestión de costumbres alimentarias.

Si podéis libraros de al menos una de esas costumbres durante la dieta de precompetición vuestros resultados mejorarán.

Planead los tentempiés y las trampas

Podéis daros algún capricho durante la dieta, pero de forma planeada. No lo dejéis al azar. Planeadlo con semanas de antelación dividiendo la dieta en fases.

Por ejemplo, sed estrictos en las dos primeras fases. En la tercera sí os podéis permitir un capricho semanal mientras no se convierta en una costumbre, pero no se os ocurra hacerlo en la última fase.

Comed de cuatro a seis veces al día

Esta es la clave de una buena dieta y de los resultados positivos. Cuatro comidas al día son el mínimo. Al menos tres de ellas deben ser de alimentos sólidos y equilibrados. Las demás pueden componerse de un solo grupo de macronutrientes, como una pechuga de pollo o pescado sin necesidad de acompañamiento.

Muchos culturistas prefieren un batido proteico para estas tomas intermedias.

Haced el ejercicio cardiovascular fuera del gimnasio

Salir a la luz natural es imprescindible cuando se sigue una dieta porque la depresión y el abatimiento son habituales en una época de restricción calórica.

Algunos corren por la playa o por el paseo marítimo, otros suben escaleras, van en bicicleta o pasean a su perro. Hagáis lo que hagáis, una actividad en el exterior puede quemar más grasa y levantar el ánimo.

Dejad de tomar carbohidratos a las 4 o las 5 de la tarde

Podéis tomar más carbohidratos o menos según vuestro nivel de grasa corporal, vuestra edad, objetivos y estado metabólico. Sin embargo, es mejor que no los consumáis después de las cinco de la tarde.

Así sólo tomaréis proteína y verdura en las últimas horas del día, en las que no se suele ser tan activo. Si entrenáis por la tarde recordad que es posible que ya hayáis consumido bastantes carbohidratos y hayáis acumulado glucógeno suficiente para aguantar la sesión.

¿Estáis cansados del ejercicio cardiovascular en el gimnasio? Hacedlo en casa

Yo siempre recomiendo a mis clientes que hagan un entrenamiento secundario en casa para poder estar fuera del gimnasio.

Todo ayuda, y muchos acaban cansados de pasar muchas horas en el gimnasio. Poneos por la mañana un casete para hacer Pilates o Tae Bo y sudad antes de salir de casa.

Comed en un plato pequeño lleno

El control de las cantidades de comida es importante para conseguir un buen resultado de la dieta. Para ello debéis tener cuidado con cuánto coméis cada vez.

Utilizad un plato pequeño en vez de uno grande aunque lo llenéis hasta arriba, porque nunca será tanto como si usáis el grande.

Con estos cambios podéis perder peso más rápido que con una dieta poco planificada. Si seguís al menos un consejo cada semana, además de los anteriores, notaréis gran diferencia en vuestro progreso.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.