Guía básica de lesiones deportivas

Guía de Lesiones Deportivas

Se considera lesión deportiva toda aquella que se produce durante la práctica o por la práctica de actividad física.

Todos sabemos, aunque no seamos conscientes de ello, que al realizar actividad física estamos expuestos a un cierto riesgo de lesión ósea, articular o muscular.

Por esto, es muy importante que respetemos algunos protocolos tales como el calentamiento y el enfriamiento, el llevar un buen calzado que se adecue a la actividad que vas a practicar y por supuesto enseñar la técnica correcta de ejecución de los ejercicios realizados.

A pesar de todo debes tener algunos conocimientos básicos para actuar correctamente en los primeros momentos cuando se produce una lesión.

La reacción a cualquier tipo de lesión es la inflamación, y se pueden observar los siguientes síntomas:

  • Aumento de la temperatura de la zona.
  • Hinchazón.
  • Dolor.
  • Enrojecimiento de la zona.
  • Incapacidad funcional.

Es necesario preguntar al sujeto cómo ha ocurrido la lesión, si le ha pasado más veces en esa zona, qué tipo de dolor siente y por dónde, etc.

Tenemos que tener siempre presente que nuestra función NO es curar la lesión, sino disminuir su riesgo y prevenirla. Ante cualquier dolor lo primero que haremos es parar el ejercicio.

Sin lesión anatómica

  • Calambres.
  • Contracturas.
  • Elongaciones.

Calambres musculares

Suelen ocurrir después de un largo entrenamiento al que se le ha dedicado mucho esfuerzo.

La deshidratación suele ser otra causa que produce calambres. Por ello, es aconsejable la hidratación para que se repongan los líquidos y electrólitos que se han gastado durante el ejercicio.

El calambre más común se produce en el tríceps sural.

Tratamiento

  • Estiramientos.
  • Masaje.
  • Hielo.

Contracturas musculares

Provocadas por el exceso de demanda, sobrecarga.

Hay dolor a la palpación y se pueden provocar durante y después de un esfuerzo.

Tratamiento preventivo

  • Hidratación adecuada.
  • Dosificación del esfuerzo muscular.
  • Entrenamiento progresivo.
  • Estiramientos pre y postejercicio.

Tratamiento curativo

  • Reposo.
  • Calor seco (mantas, plancha…).
  • Masaje descontracturante.

Elongaciones musculares

El músculo rebasa su elasticidad normal, es decir, se estira más allá de su límite. Causadas por un alargamiento brusco.

Los síntomas son dolor, el cual cede con el reposo, e impotencia funcional.

Tratamiento

  • Reposo.
  • Hielo en las primeras 24 horas, para posteriormente aplicar calor superficial.
  • Venda elástica de compresión, para favorecer la vuelta a la normalidad del músculo.
  • Masaje.
  • Estiramientos y entrenamientos progresivos, al final del tratamiento.

Con lesión anatómica

  • Rotura muscular
  • Tendinitis
  • Esguinces

Rotura muscular

Causadas por un esfuerzo violento y brusco del músculo. Existen tres grados:

Grado 1.

  • Pequeña distensión, “latigazo”. Es la más frecuente.
  • Tratamiento: El mismo que en el caso de la elongación.

Grado 2.

  • Rotura parcial; existe pérdida de continuidad en las fibras. Aparece un pequeño hematoma. Mayor impotencia funcional.
  • Tratamiento: Se seguirán las mismas pautas que en el grado 1, pero durante un tiempo más prolongado. En un primer momento exceptuaremos el masaje ya que aumentaría el hematoma.

Grado 3.

Separación total de los vientres musculares, notando un pequeño bulto a la palpación.

Existen dos tipos de tratamiento:

a) Intervención quirúrgica.

b) Tratamiento ortopédico. Colocaremos el músculo en relajación (para que cicatrice) durante un período de 3 a 4 semanas; posteriormente, un fisioterapeuta cualificado realizará movimientos pasivos del miembro afectado, no permitiendo los activos hasta 2 meses después.

Tendinitis

Proceso inflamatorio que afecta el tendón de inserción de un músculo.

Se producen por un traumatismo o por microtraumatismos de repetición por sobrecarga.

Tratamiento:

  • Aplicar hielo.
  • Estiramientos.
  • Si la tendinitis es debida a una sobrecarga muscular, se hará masaje relajante de dicho músculo.

Esguinces

Existen tres grados:

  • Grado 1. Distensión ligamentaria.
  • Grado 2. Rotura parcial.
  • Grado 3. Rotura completa del ligamento.

Síntomas

  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Hematoma, no se suele dar en el grado 1.
  • Impotencia funcional.
  • Debemos valorar la inestabilidad de la articulación, siendo muy pronunciada en el grado 3 y mínima en el grado 1.

Tratamiento

  • Grado 1. Vendaje funcional, hielo, levantar la extremidad afectada, reposo deportivo.
  • Grado 2. Igual que el anterior, evitando el apoyo del miembro, y masaje de evacuación del edema.
  • Grado 3. Tratamiento quirúrgico. El esguince más común se produce en el ligamento lateral externo del tobillo.

Texto extraído del Manual básico de Técnicos de Aerobic y Fitness, por Susana Moral González.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.