Insulina y la quema de grasas

Insulina y quema de grasa

Conocer básicamente como funciona la insulina en nuestro cuerpo, y como esta reacciona ante lo que comemos es una herramienta sumamente útil para cuidar nuestro nivel de grasa corporal.

Esto se debe a que dicha hormona tiene un efecto que inhibe la quema de triglicéridos o grasas, ya que actúa negativamente sobre la lipasa hormono sensible, aquella que se encarga de la combustión de las grasas.

Pero, ¿por qué importan estos procesos fisiológicos a la hora de realizar la dieta? Hay que decir que la insulina es segregada por el páncreas para regular los niveles de glucosa en la sangre. Es por ello que mientras mayor ingesta de glucosa tiene el cuerpo, más alta será la producción de insulina y por ende se impedirá perder tejido adiposo.

Es por ello que para controlar la acumulación indeseada de triglicéridos, se deben cuidar los hidratos de carbono que se ingieren, puesto que estos son la fuente de glucosa. Y aquí, hay que aclarar que se tienen que considerar tanto las cantidades como el tipo de carbohidratos que se consumirán. Porque no sólo se tendrá en cuenta las necesidades energéticas de la persona, y se observará de distribuir los hidratos de carbono espaciados en el día, de modo de no generar picos de insulina. También habrá que fijarse en el índice glucémico de los alimentos (IG).

El mismo se trata de un valor que representa la rapidez con la que los hidratos de carbono actúan en la sangre. Por ende no debe ser elevado el número de comidas con un IG alto.

A la hora del deporte

Partiendo de la base de que toda persona necesita de los hidratos de carbono como fuente principal de energía y más aún un deportista, a la hora de buscar eficiencia en la actividad física también es bueno moderar el nivel de insulina.

Mientras que un nivel bajo de carbohidratos puede llevar a la hipoglucemia (la insulina muy baja) y con esta al funcionamiento incorrecto de varios sistemas orgánicos (incluido el nervioso central), un elevado volumen de IG será contraproducente.

Esto se verá principalmente en ejercicios de larga duración, ya que la insulina elevada impedirá un ritmo óptimo de oxidación de las fuentes energéticas del organismo (es decir, impide la correcta quema de grasa). Entonces, se deberá cuidar el consumo de estos alimentos, principalmente en la hora previa a una ejercitación si nuestro objetivo es perder grasa durante el entrenamiento.

Artículo original de David Flier

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.