Aumenta tu testosterona natural

Aumentar la testosterona

La testosterona es lo que hace que los hombres sean hombres.

Esta hormona masculina provoca los deseos sexuales y desarrolla la masa muscular; puede marcar la diferencia en la cama y en el gimnasio.

La testosterona se produce en los testículos; un varón adulto produce alrededor de 7 miligramos cada día, o unos 50 miligramos a la semana.

El nivel normal de testosterona en los hombres es de 500 nanogramos por decilitro (ng/dl), aunque puede variar desde los 300 hasta los 1.000 ng/dl, dependiendo de la edad.

Los hombres entre los 15 y 30 años tienen los picos más elevados en sus niveles de esta hormona, lo que significa que ésta es la edad óptima para el efecto anabólico de la testosterona. Esto no significa que los mayores de 30 años se encuentren en una desventaja significativa.

En la mayoría, la disminución del nivel de testosterona es un proceso lento; una producción suficiente permanece durante décadas.

La testosterona tiene una potente acción anabolizante para desarrollar músculo y reducir la grasa corporal, dado que:

  • Incrementa la masa muscular magra y la densidad ósea y disminuye la grasa corporal,
  • Asegura un balance nitrogenado positivo estimulando la síntesis proteica y mejorando la utilización de las proteínas,
  • Facilita los almacenamientos de energía de carbohidratos y promueve el consumo de grasa, y
  • Estimula la producción de células rojas de la sangre, lo cual expande el volumen sanguíneo y mejora la oxigenación de todo el organismo.

Como mantenerla en niveles óptimos

Existen varias formas de incrementar la testosterona de manera natural.

La producción de la hormona se estimula con periodos cortos de ejercicio intenso y con, al menos, siete a ocho horas de sueño cada noche. Ejercicios básicos como la sentadilla y el peso muerto estimulan la producción de las hormonas anabólicas, pero ten en cuenta que demasiado ejercicio puede producir sobreentrenamiento y el efecto contrario sobre nuestra testosterona.

Los niveles se optimizan cuando la ingesta de proteínas es alta (al menos dos gramos por kilo de peso corporal al día) y la grasa corporal está por debajo del 15 por ciento pero no mucho más.

También es importante la ingesta de grasas saludables para mantener la producción hormonal de forma óptima.

Estas medidas -ejercicio regular, sueño adecuado, dieta rica en proteínas, grasa corporal baja, etc-, no incrementarán exageradamente el nivel de testosterona por encima de los rangos normales. Los incrementos son pequeños. Sin embargo, éstos pueden ser todo lo que necesites para marcar la diferencia.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.