Culturismo… de la pasión a la obsesión

Alguien ha dicho que todos los extremismos son malos y yo soy de la misma opinión.

Si deseas sobresalir en algo, tendrás que invertirlo todo en tu sueño, es decir, poner pasión en el empeño. Sea cual sea tu meta, la pasión puede ser tu mejor arma en la lucha por el éxito.

Si aplicamos esto al culturismo o al estilo de vida Fitness, habrás de tener una gran pasión por desarrollar tu físico, o de lo contrario no serás capaz de soportar el esfuerzo y la renuncia que exige la construcción de un cuerpo formidable.

La pasión es buena

La gente se suele apasionar por muchísimas cosas diferentes, o al menos es lo que dice, pero es fácil decirlo cuando tu objetivo no es difícil, sino placentero. No obstante, llegado el momento de vencer obstáculos, o muestras pasión por ello, o fracasas.

La pasión es la que te lleva al gimnasio una noche de tormenta, mientras otros están confortablemente instalados en sus casas, es la que te conduce a través de una ardua sesión de pesos en un día soleado, mientras tus amigos se broncean al lado de la piscina, están echando la partida en el bar de la esquina, o mirando un partido de fútbol en la tele.

Es la pasión la que te lleva a través del dolor muscular y te hace progresar, porque la pasión te permite generar intensidad y apuesto que ya sabes a estas alturas que en culturismo es imposible moverse hacia adelante sin intensidad. En el gimnasio, pasión es igual a intensidad.

La pasión es una herramienta que te ayudará a superar los niveles de estancamiento y avanzar, pero mientras que esto es positivo, sé prudente y cuida de que la pasión no se vuelva contra ti permitiendo que se convierta en obsesión.

Los peligros de la obsesión

La pasión te puede convertir en un mejor atleta e incluso en un mejor ciudadano, porque con ella puedes tener éxito en cualquier cosa que emprendas, pero no caigas en la trampa de ir demasiado lejos. Algunos atletas caen en una especie de visión ciega y pierden el sentido de la realidad.

Si nada te interesa, salvo el entrenamiento, la comida, el sueño y la construcción de tu cuerpo es prácticamente lo único que ocupa tu mente, es que has llevado tu pasión demasiado lejos y que ahora tienes que habértelas con una obsesión, lo cual no tiene nada de divertido. Si estás dispuesto a hacer lo que sea para acelerar tu crecimiento muscular, incluso a expensas de tu salud, eso no es pasión, sino obsesión.

No permitir que una película, un partido de fútbol o cualquier otro programa de televisión interfieran con tu entrenamiento es pasión, pero desatender a tu pareja, tus estudios u otras obligaciones por causa de los pesos, es obsesión.

Cuando ya nada cuenta o tiene significado alguno para ti, exceptuado el crecimiento muscular y la imagen que proyectas en el espejo, es que ha llegado el momento de recapacitar, de dar un paso atrás y observarte con detenimiento.

Demasiado de lo bueno, puede matar, así que seamos realistas. Hay muchas cosas importantes en la vida, además del entrenamiento y la dieta, además de cuánto músculo has ganado y de cuánta grasa has perdido. Cuando ha dejado de interesarte la compañía de un amigo que te necesita, porque ello significaría arruinar el entrenamiento del día, si te niegas a pasar un rato con los niños, tu mujer, tu marido o tus padres por la misma razón, es que has llegado demasiado lejos en tu pasión.

Y al final del día puede que pagues un precio demasiado alto por tu sueño. Abre lo ojos y date cuenta por fin que sólo un puñado de culturistas alcanzan el estatus del Olympia y viven de su deporte.

Los mejores culturistas son equilibrados y no sólo en su físico, sino también en un enfoque mental del deporte y en su vidas.

Entrena para vivir mejor

El entrenamiento regular te proporcionará muchas recompensas, como mejor salud, mejor físico y una mayor fuerza de voluntad, que puede ser aplicada a otro terreno y no sólo al estrictamente deportivo. En otras palabras, el estilo de vida culturista o fitness te permitirá vivir más plenamente.  A condición de no permitir que una obsesión te prive de ello y te robe una parte de la vida o de su disfrute.

Disfruta de todos los aspectos de tu vida y de la gente que te rodea, ya que en definitiva… ¿No querrás arrepentirte mañana de los errores que has cometido hoy?

Puedes hacer todo y entrenarte al mismo tiempo; recuerda que tu estilo de vida sano es una herramienta que te permitirá sacar el máximo provecho de la vida, pero que se transformará en todo lo contrario si dejas que tu pasión se convierta en obsesión.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.