Patadas de triceps en polea

Patadas de triceps en polea
Versión a dos manos

Muchos culturistas no suelen cambiar los ejercicios ni las posiciones en que los ejecutan. Es muy frecuente que se queden anclados en el mismo plan, día tras día, mes tras mes. Comienzan con un ejercicio, pasan a otro y terminan con aquel.

Nosotros debemos analizar la situación del momento y – debido a ciertas lesiones, mancuernas disponibles, aparatos ocupados o cómo nos sentimos en un determinado instante- modificar el método para conseguir el éxito previsto.

Algunos de los pesistas utilizan un cuaderno para apuntar los ejercicios, series y repeticiones que hacen, algo muy positivo. Ser minucioso es importante. Pero a veces deseamos llevarnos por el instinto y dejar el cuaderno para otra ocasión.

Manteniendo el objetivo del crecimiento, probaremos este ejercicio de tríceps en lugar de los habituales.

Versatilidad, creatividad y conocimiento de opciones pueden suponer una diferencia básica en los progresos de entrenamiento.

Beneficios de la patada de triceps en polea

La patada con mancuernas es uno de mis ejercicio favoritos de triceps, pero el hombro juega un papel principal en mantener el peso en la posición adecuada.

La versión en polea de este movimiento, puede aliviar la tensión sobre el hombro y al tiempo estimular la musculatura del triceps con precisión.

Al utilizar la polea, la resistencia está en línea directa con el movimiento del brazo. Esto facilita que el tríceps soporte la carga del peso.

Seguid estos cinco pasos para hacer las cosas bien:

1) Utilizad un lado de un cruce entre poleas ajustable, llevando la polea a la posición más baja. (Alternativamente, podéis colocarla más arriba para sentirlo de manera distinta). Agarrad el cable sin maneral o unidle una cuerda.

2) Con la mano libre, agarrad el maneral del frente o colocad el brazo sobre el muslo. Doblaos, manteniendo el pecho elevado y la espalda plana como haríais durante la versión común con mancuerna.

3) Con los codos elevados, haced el ejercicio extendiendo el antebrazo hasta estirar el codo. Apretad el triceps a tope. Mantened la tensión durante 1 ó 2 segundos.

4) Manteniendo el codo en la misma posición, regresad lentamente al punto de partida. El grado de movimiento excéntrico puede variar según el estado del codo. Llevar el antebrazo perpendicular al suelo ayuda a proteger el codo a la vez que mantiene la tensión sobre el triceps.

5) Cambiad de manos y repetid las veces necesarias.

Recomiendo utilizar este ejercicio al final de vuestra rutina. Por ejemplo:

  • 1. Press Francés: 4 x 8-10
  • 2. Fondos en paralelas: 4 x 10-12
  • 3. Patadas de Triceps en polea: 3 x 12

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.