Perder kilos con diez sencillas reglas

perder kilos

Los métodos para perder kilos de grasa no funcionan de la misma manera para todo el mundo. A una persona le da resultado un sistema, a otra le da resultado otro, y, a la mayoría, nada le sirve.

Existen muchas discrepancias entre libros, dietas y programas alimenticios, y cada uno proporciona resultados diferentes.

Sin embrago, hay algunas acciones que traspasan fronteras y funcionan para todo el mundo. Son el quid de muchas dietas, o, si lo prefieres, la parte de ellas que sí funciona.

Es fácil conseguir un objetivo cuando se sabe perfectamente qué es lo que hay que hacer. Y, del mismo modo, es igual de importante saber lo que no hay que hacer. Ahí es donde muchas personas se equivocan cuando quieren perder esos kilos de más.

Al principio van por buen camino, pero es fácil desviarse si no se cumple un programa a rajatabla. Intentar forzar la situación con medidas extremas sólo te conducirá a la frustración.

Las diez reglas para perder kilos

Hemos recopilado una lista de tácticas seguras que garantizan un proceso correcto de pérdida de grasa. iPero debes cumplirlas! Piensa que aquí tienes los “grandes éxitos” de todas las estrategias dietéticas, sin las sobras.

1) Disminuye la cantidad de calorías, pero no te mates de hambre

Resulta sorprendente que aún existan tantos tipos de dietas y que cada una asegure ser la mejor para perder grasa. Es como para pensar que la mejor manera de adelgazar es tan evidente que todo el mundo debería estar como un dios griego.

De hecho, sí existe un método infalible para perder grasa: se llama “comer menos“.

Los gurús de las dietas pueden disfrazar este sistema de mil maneras y con mil nombres,
pero el proceso es el mismo: tienes que quemar más calorías de las que ingieres, y eso sólo significa acostumbrarte a comer menos cantidad.

Pero debes ser consciente de que no tienes que pasar mucha hambre. Si el cuerpo lo siente así, almacenará la grasa. Come menos, pero no te saltes comidas.

2) Entrena duro, pero no te sobreesfuerces

Necesitas quemar calorías. Eso significa que deberás hacer sesiones de entrenamiento duras, que aumenten tu capacidad cardiaca y que te hagan sudar un rato.

No entrenes con los mismos ejercicios en cada sesión, ve alternando y márcate retos. El aumento de la capacidad cardiaca conlleva un aumento de la aspiración de oxígeno, y, de este modo, se quema la mayor cantidad de grasa posible.

Recuerda: el objetivo es entrenar al máximo, pero sin excederte.

3) Permanece activo, pero no te quemes

Hacer deporte, ir en bicicleta, ir caminando al trabajo en lugar de ir en coche… son unas cuantas maneras de quemar más calorías.

Pero eso no significa que no puedas descansar de vez en cuando. Hacer ejercicios aeróbicos durante horas te dejará cansado y eso ralentizará tu metabolismo.

4) Sé constante, pero no te amargues

La grasa no se pierde de la noche a la mañana. Tu peso sufrirá altibajos y, en ocasiones, esto te defraudará y disgustará. iPero sigue con ello! Mientras te mantengas constante, irás quemando calorías y perdiendo grasa.

Naturalmente, eso no significa que no debas disfrutar de lo que comes. No comas a la fuerza cosas que no te gusten, simplemente porque “son buenas” para tus objetivos. Selecciona alimentos sanos que te gusten y come menos cantidad.

Además, piensa que los productos actuales que sustituyen una comida, como las barritas o los batidos, son bastante buenos, y satisfarán tu necesidad de comer algo dulce, igual o más que si tomases un postre.

5) Limita los hidratos de carbono, pero no los elimines del todo

Lo primero que deberás eliminar son los hidratos de carbono “malos” (féculas, almidones, etc.), como el pan blanco, las patatas y el arroz.

No obstante, tu cuerpo necesita una cantidad determinada de hidratos de carbono, así que deberás comer productos integrales y verduras frescas. Si comes pasta, que sean raciones pequeñas e integrales.

8) Permítete algún capricho, pero no te equivoques con los alimentos

Algunas veces es imprescindible saltarte el régimen. Ten cuidado con algunos alimentos tabú, como las patatas chip, la repostería, las pastas, las galletas y los refrescos, que echarán por la borda muchos de los esfuerzos que has hecho para conseguir tus metas.

Considéralos veneno.

7) Entrena duro, pero note deshidrates

Entrenar a buen ritmo aumentará tu temperatura corporal y tu capacidad metabólica.

También eliminará el exceso de sodio de las capas subcutáneas de la piel, con lo que tendrás mucho mejor aspecto.

¡Asegúrate de que repones los fluidos! El agua también ayuda a eliminar el exceso de grasa corporal.

8) Haz pesas, pero no te expongas a lesiones

Cuanto más músculo tengas, más grasa quemarás. La mejor manera es llevar a cabo un entrenamiento de peso duro y asiduo.

Cuando hagas pesas, serán suficientes las series de 10-12 repeticiones. Con esto, quemarás muchas calorías.

Por otro lado, levantar demasiado peso y/o trabajar con un número muy reducido de repeticiones no sólo no es beneficioso para quemar grasa, sino que aumenta el riesgo de sufrir lesiones.

No te lances a hacer más de lo que puedes, o sufrirás el castigo de tener que abandonar tu plan para perder grasa.

9) Entrena lo suficiente, pero no olvides el descanso

Entrenar una o dos veces por semana, en sesiones de 30 minutos o menos, no será suficiente para alterar de forma considerable tu composición corporal.

Para quemar grasa, es mejor entrenar cuatro veces por semana en sesiones de una hora. ¡Pero no entrenes cada día! El cuerpo necesita tiempo para reponerse.

Recuerda: el ejercicio es el estímulo y el descanso es la recuperación. El sobreentrenamiento conduce al agotamiento, que hará que tu metabolismo se ralentice. Asegúrate de dormir las horas necesarias para rendir más en el entrenamiento (y para tener energía suficiente para afrontar el día).

10) Mentalízate, pero no te obsesiones

Para tener éxito en cualquier proyecto en el que te embarques, debes adquirir un compromiso y una consistencia; pero es muy importante que disfrutes con ello. Si estás pensando continuamente en lo que intentas conseguir, también estarás pensando continuamente en lo que no funciona.

Relájate. Sucederá, pero date tiempo. Si estás mentalizado de que tienes un objetivo a largo plazo, cada día estarás más cerca de cumplirlo.

Los mejores resultados

Para que el resultado esté garantizado, añadiremos otro no a la lista: ¡no te rindas!

Aunque estés algo desmotivado, comas algo que no debías o te saltes una sesión de entrenamiento, no tires la toalla. Vuelve al buen camino y permanece en él hasta que llegues a la meta.

Diez afirmaciones contra diez negaciones. Memoriza estos puntos. Aplícalos.

Pronto estarás muy cerca de conseguir el cuerpo que deseas. Te sentirás más joven y más sano. ¿Qué más puedes pedir?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

3 Comentarios