Pescado en la dieta, imprescindible

Pescado en la dieta

El pescado destaca por la cantidad de proteínas que aporta a la dieta, la misma cantidad que la carne (12-23%), y también por su contenido más elevado en agua, lo que ayuda a mantener el equilibrio en este elemento tan necesario para nuestro cuerpo.

Las proteínas, conjuntamente con la vitamina B12, son esenciales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

La grasa de los pescados marinos contiene muchos ácidos grasos poliinsaturados o esenciales (75-90% de los ácidos grasos totales) y dentro de éstos, el alfalinolénico o conocido como Omega 3.

Así, y según numerosos estudios científicos, su contenido en ácidos grasos esenciales le brinda un efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares.

En referencia a los minerales, el pescado marino es rico en yodo, fósforo, potasio, calcio, flúor y magnesio, mientras que el pescado de agua dulce es rico en calcio, magnesio y fósforo.

El pescado es rico en vitaminas liposolubles A y D, que se concentran en el hígado de los pescados blancos y en el músculo de los azules, donde también se localizan las vitaminas del complejo B.

Tipos de pescado

Según su contenido en grasa el pescado se divide es dos grandes grupos:

Pescado blanco o magro, que contiene tan sólo un 0,3-2% en grasa, localizada bajo la piel y el hígado. Algunos ejemplos: merluza, lenguado, halibut o fletán, lenguadina, bacalao y mero. Son los más bajos en calorías pero también tienen menos ácidos grasos no saturados que los otros grupos.

Pescado Azul, cuyo contenido en grasa está entre el 8 y el 25%, localizada básicamente en la masa muscular. Algunos ejemplos: salmón, emperador, atún, anguila, caballa, angulas, salmón, sardinas y arenque.

Existe un tercer grupo, denominado SEMIGRASO, ya que tiene aproximadamente un 7% en grasa. A este grupo pertenecen, entre otros, el salmón, salmonete, emperador, fletán, arenque y trucha.

El pescado congelado

El pescado, un alimento de reconocidos beneficios para la salud, preserva sus virtudes nutricionales con la ultracongelación, deteniendo su proceso natural de degradación y evitando el crecimiento de microorganismos patógenos.

Esto resulta especialmente útil para culturistas o personas en periodo de dieta estricta ya que les permite almacenar gran cantidad de comida para la elaboración de sus dietas y tener la comida siempre disponible.

La ultracongelación posibilita que el pescado fresco, sin alteraciones y limpio de vísceras se presente entero o fraccionado para su comercialización. Este proceso se diferencia de la congelación doméstica en dos aspectos: la temperatura y el tiempo.

La congelación industrial o ultracongelación somete a los alimentos a temperaturas de -40º C, siendo ésta la formula más rápida reduciendo al máximo el tiempo necesario.

Por otra parte, la doméstica sólo puede llegar a alcanzar los -18º C, lo que provoca la formación de cristales en el proceso, que deterioran la textura del alimento.

Para mantener todos los beneficios nutricionales del pescado, lo mejor es proceder al ultracongelado en el origen, minimizando así el tiempo que pasa entre la captura y la ultracongelación del producto.

Así, la ultracongelación, un buen almacenamiento y un buen proceso de descongelación garantizan que el valor nutritivo del pescado congelado sea el mismo que el del pescado fresco, “más fresco que el fresco”.

En el pescado congelado es esencial mantener la cadena del frío, ya que de esta manera se mantiene la textura y calidad del pescado, recuperando sus características originales. Si no se ha roto la cadena del frío, el producto ofrece la máxima seguridad y calidad.

Consejos para congelar pescado

Para una óptima conservación de los pescados congelados es recomendable:

  • Comprar el producto ultracongelado en vez de comprarlo fresco y congelarlo, ya que el proceso de ultracongelación industrial garantiza higiene, seguridad y mantenimiento de los beneficios nutricionales.
  • Almacenar el pescado en buenas condiciones. Esto es esencial para mantener la textura y calidad del producto una vez lo descongelemos.
  • Descongelarlo en la nevera horas antes de su consumo, sobre una rejilla, y una vez quitado el plástico protector que cubre el alimento, para que se funda la fina capa de glaseo.
  • Nunca se debe volver a congelar un producto que ha sido descongelado.

En resumen, los principales beneficios del pescado ultracongelado son :

  • Ofrece seguridad e higiene
  • Preserva los valores nutritivos
  • Está disponible en cualquier época del año
  • Tiene un precio asequible
  • Evita la reproducción microbiana
  • Mantiene las características organolépticas

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

1 Comentario