Pensar en positivo en el entrenamiento

Entrenamiento

En  cada área de la vida, nuestros propios pensamientos negativos suponen siempre nuestro mayor obstáculo. La naturaleza del ser humano hace que en la mayoría de los casos pongamos excusas de por qué no podemos cumplir nuestros sueños. En lugar de ser responsables de nuestro propio destino, preferimos echarle la culpa a cualquier otra cosa o a otras personas por no dejarnos levantar cabeza.

No es diferente en el mundo del culturismo. Al igual que todos profesamos el deseo de  convertir nuestro físico en algo realmente excepcional, todos tenemos excusas  por las que no podemos conseguirlo. En lugar de hacer callar esas voces negativas en tu cabeza y convertirlas en algo positivo, vamos a hacer algo mucho más práctico que requiere un menor esfuerzo mental. He listado las 10 creencias negativas más comunes a continuación. Se trata de la mayoría de excusas que utilizamos contra cualquiera que cuestione nuestra falta de progreso a la hora de conseguir nuestras metas físicas.

Pero, en ninguno de los casos, como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Cada uno de los factores que solemos achacar como negativos, pueden convertirse en positivos. Algo que suele parecer una desventaja se convierte en ventaja si, simplemente, lo piensas de otra forma.

Negativo 1: “No tengo una genética perfecta”

Antes de nada, ¿quién la tiene? Échale un vistazo a los nombres de los hombres considerados con la genética más afortunada dentro del culturismo y verás cómo todos ellos tienen o han tenido defectos. Flex Wheeler y Phil Heath, ambos dos, tienen las clavículas estrechas. Los tríceps de Arnold no fueron nunca tan buenos como sus bíceps, y tampoco Lee Haney ni Dorian Yates tenían brazos que encajasen perfectamente con el resto de sus masivos cuerpos. Dexter Jackson y Dennis Wolf tienen las pantorrillas bastante elevadas e incluso Jay Cutler tiene la cintura ancha. Pero para ser justos, cualquier culturista profesional tendrá una genética fenomenal comparada con el resto de nosotros. Lo peor de todo es que significa que, probablemente, nunca podrás posar en el escenario de Mr. Olympia.

¿Por qué es algo positivo? Tener una peor que mejor genética también significa que te llevará más tiempo y esfuerzo el crear un físico sobresaliente. ¿Qué hay de bueno en eso? Por un lado, no hay nada mejor que un desafío para mantenerte motivado. He conocido a muchos chicos y chicas a lo largo de los años que eran afortunados por hacer nacido con una genética excelente para el culturismo. Sorprendentemente, sólo un pequeño porcentaje de ellos llegó a acercarse a  completar su potencial. Todo es demasiado rápido y fácil para ellos, por lo que el nivel de motivación o reto era nulo. Acababan aburriéndose y o bien dejaban de entrenar o se establecían en el nivel que habían conseguido en un par de años y nunca hacían ningún esfuerzo para mejorar o ir más lejos. Mientras tanto, he sido testigo de mucho culturistas que eligen hacer el máximo que pueden sin importarles el mucho trabajo y tiempo que les vaya a llevar, y todos ellos hacen enormes mejorías según pasan los años. En muchos casos consiguen trabajar su físico de tal manera que algunas personas los tachan ser producto de la genética.

Negativo 2: “No uso drogas que me ayuden a incrementar mi ejercicio”

Prácticamente todos los culturistas de élite de nuestros días usan drogas como esteroides, hormonas para el crecimiento, insulina y tiroides y medicación para el asma para conseguir mejor y más rápidos resultados. Los esteroides son herramientas potentes para construir el músculo no más rápido de lo que lo harías sin ellos pero sí en mayor cantidad.  Las drogas para quemar grasas combinadas con una dieta estricta y ejercicio de cardio puede quitarte de encima la grasa suficiente como para que una persona parezca un gráfico de la anatomía humana. Y, al final del todo, cuando es hora de subir al escenario, los diuréticos pueden acabar con el agua de manera que cada una de las fibras musculares y estriaciones puedan ser observadas a simple vista. De forma natural, no tienes todas esas “armas secretas”. Nunca lucirás así de bien sin ellas.

¿Por qué es algo positivo? ¿Por dónde empezamos?  Todas esas drogas son ilegales en España y otros muchos países si no tienes una prescripción válida. La gente se mete en grandes problemas por comprar, vender o incluso por poseer esteroides y últimamente el gobierno federal ha estado atacando el mercado negro de esteroides con especial hincapié. Luego también está el gasto que supone.  Este tipo de drogas no son baratas y así como las autoridades hacen la compra-venta de las mismas cada vez más complicada, los precios han subido incluso más de lo normal. Otra desventaja de los esteroides es la pérdida de músculo una vez que los dejas de tomar, algo que he experimentado en mi propia piel. Pocas cosas son tan frustrantes como ver tu físico sobrenatural marchitarse día tras días e ir perdiendo tu fuerza y tu apetito sexual. Lo más importante de todo, sin embargo, es que todas esas drogas conllevan serios riesgos potenciales para la salud. Un creciente número de culturistas han acabado seriamente enfermos e incluso muertos en años recientes, como resultado del abuso a largo plazo que este tipo de drogas están empezando a mostrar.  Se producen muertes por ataques al corazón a edades alarmantemente jóvenes y otros cientos tienen problemas cardiacos, hepáticos y renales. Así que siendo natural, te mantienes fuera de problemas legales, ahorras dinero, mantienes tu musculatura por la que entrenas tan duro en el gimnasio y te mantienes saludable. No me digas que no es una buena opción.

Negativo 3: “No gano peso con facilidad”

Todavía tengo que encontrarme con algún culturista que esté totalmente satisfecho con el porcentaje que él o ella sea capaz de obtener en músculo, a excepción de los principiantes. Y para ser justos, hay personas que obtienen musculatura con una gran facilidad. Entrenan como locos y comen copiosas cantidades de buena comida y luchan y se empeñan por trabajar hasta el último músculo.

Puede ser frustrante y se hace difícil mantenerse motivado. No es justo que tengas que tú tengas que aportar tanto y recibas tan poco a cambio.

¿Por qué es algo positivo? Los problemas de encontrarte dentro de esta categoría es que, debido a que tienes un ritmo metabólico más alto de lo normal, todo lo que ganas es puro músculo. Los riesgos son que mantienes bastante flaco sin tener que estar bajo una dieta estricta y puede que no tengas que hacer mucho de cardio. Ya ves, vaya cosa. Pero realmente sí que es una gran cosa para la mayoría de personas que tienen que sacrificar cosas deliciosas y hacer hora tras hora de ejercicio de cardio para poder atisbar sus abdominales.

Al otro extremo se sitúan aquellos culturistas que, por su genética, hubieran sido obesos. Ellos tienen que subsistir con cero carbohidratos y hacer hasta dos horas de cardio cada día para estar un poco definidos. Pueden amontonar entre 5 y 10 kilos cada mes si quieren pero la mayoría sería grasa corporal.

La mayoría de la gente de la calle suele asumir que se trata de jugadores de rugby o luchadores, no que son culturistas. Mientras tanto, aquellos que tienen un metabolismo más rápido exhiben pronto la definición de sus abdominales. Siendo así de fibroso se crea la ilusión de tener más masa de la que en realidad hay y a las mujeres, generalmente, les atrae más ese look definido.  De manera que les llevará más tiempo obtener mayor masa corporal, pero nunca tendrán que preocuparse sobre si tienen les sobra grasa.

Negativo 4: “No puedo entrenar, comer y dormir como hacen los profesionales”

Blah, Blah, Blah. Es cierto que muchos culturistas profesionales tienen continuos chequeos cada mes de compañías de complementos y revistas que les permiten centrarse en aquello que más necesitan hacer.  De hecho, pueden dormir entre ocho y diez horas por la noche y dormir la siesta durante el día también. Muchos de nosotros somos afortunados si podemos dormir seis horas de sueño. Ellos pueden comer cada comida cuando lo necesiten, mientras hay otros que tenemos trabajos reales por los que a veces tenemos que saltarnos comidas o pasar con cualquier barrita o bolsa de snaks.

Los culturistas profesionales pueden entrenar siempre que quieran, mientras que muchos de nosotros nos tenemos que levantar a horas intempestivas para hacer algunas pesas antes de ir al trabajo o lidiar con bajos niveles de energía y un gimnasio abarrotado después de un día agotador. Si tan sólo no tuviéramos otras responsabilidades que entrenar y comer, tendríamos un físico mucho mejor.

¿Por qué es algo positivo? ¿Qué es lo que pasa cuando tienes todo el tiempo del mundo en tus manos? Algunos profesionales lo aprovechan para trabajar en sus negocios o inversiones. Jay Cutler es un claro ejemplo. Incluso para algunos que no nombraré, el diablo encuentra trabajo para sus manos de vago. Ellos usan su tiempo entre entrenamientos, o debería decir pierden su tiempo, jugando a videojuegos, y manteniéndose fuertes. Puede que esto no os suene muy horrible a alguno de vosotros, pero ¿qué es lo que ocurre cuando te conviertes en un adicto a las drogas o a los contratos que no van a ninguna parte y ya no quedan más cheques en tu cuenta?  Es odioso ser así, eso es lo que ocurre.

Estar muy ocupado y tener un montón de responsabilidades puede parecerte una maldición, pero realmente es una bendición. El  hecho de que planifiques todas tus comidas y entrenamientos en una agenda apretada es una clara muestra de que tienes disciplina, dedicación y una excelente habilidad de administrar tu tiempo. Y eso no sólo se traduce en éxito en el culturismo si no que también se extrapola a otros aspectos de tu vida.

Negativo 5: “Mi tiempo de entrenamiento es limitado”

Cuando ves algunos DVDs de entrenamiento profesional y te da envidia porque hacen muchos ejercicios y series, ejercitando los músculos desde cualquier ángulo imaginable.  Claramente, esos tipos levantan pesas durante un par de horas cada uno, algunas veces entrenan varias veces al día, hasta seis días a la semana. Ésa debe ser la mejor forma de entrenamiento, de otra forma esos culturistas profesionales no tendrían esos físicos excepcionales. En el peor de los casos, puedes entrenar una hora, cuatro veces a la semana. Nunca tendrás sus físicos porque no tienes suficiente tiempo para entrenar.

¿Por qué es algo positivo? Tal y como se ha mencionado anteriormente, a cualquiera que veas en un DVD de entrenamiento y a cualquiera que haya conseguido un magnífico físico entrenando la alta frecuencia y el volumen, es un adicto y tiene un alto nivel de recuperación por los esteroides que le ayudan realizar con éxito plan de entrenamiento. El culturista medio acabaría sobreentrenado tarde o temprano si intenta emular el entrenamiento de un profesional como esos y, con el tiempo, empezaría a perder tamaño y fuerza. Los culturistas tendemos a creer que más es mejor. Pero en lo que se refiere al entrenamiento, demasiado no es bueno. Tener un tiempo limitado te previene de convertirte en tu peor enemigo. No tendrás ganas de entrenar más allá de lo que necesitas y tendrás el tiempo adecuado para recuperarte y evolucionar entre los entrenamientos.

Negativo 6: “No soy lo suficientemente fuerte en comparación con los culturistas profesionales”

Todos hemos visto en los DVDs de Ronie Coleman cómo levanta 363 kilos de peso muerto, 227 kilos en press en banco durante repeticiones y manipula pesos que incluso culturistas profesionales respetarían. El ver DVDs y leer artículos de entrenamiento sobre los profesionales te hacen sentir como un enclenque en comparación. Incluso puede que conozcas algunos en tu gimnasio que te aventajan en términos de fuerza. Y desde que un músculo fuerte pasa a ser un músculo grande, nunca conseguirás estar lo suficientemente grande. Pobre de ti.

¿Por qué es algo positivo? Casi todo aquel culturista que se ha hecho famoso por su prodigiosa fuerza ha pagado su precio en lesiones. Dorian Yates se desgarró un bíceps, un tríceps y un cuádriceps durante su reinado de seis años de Mister Olympia. Más recientemente, Branch Warren se desgarró el tríceps junto con el bíceps y el tríceps que se desgarró hace unos años.  Cerca de todos los desgarros pectorales sucenden mientras que los levantadores de pesas están ejecutando un press en banco muy pesado.

De manera que el hecho de que sólo puedas levantar 114 kilos en lugar de 225 significa que tienes menos probabilidades de romperte un tendón. Otro aspecto que hay que considerar es que los pesos pesados tienden a formas balísticas, lo cual también es un factor de riesgo para que se produzcan serias lesiones. Una velocidad de repetición moderada  y el énfasis que pongas al contraer el músculo mantendrá las posibilidades de lesionarte mucho más bajas. Cuando tu forma sea mejor, también estimularás al músculo de forma más efectiva para su crecimiento a largo plazo.

Hay muchas más maneras de hacer que tu músculo crezca que haciéndolo cada vez más fuerte. Recuerda, “fuerte” es una palabra relativa. Si estás manipulando más peso ahora que antes, eres más fuerte, independientemente de cuánto peso levante con la barra el tipo que hay en el banco de al lado.

Negativo 7: “No entreno a lo grande, tengo ganas de un gimnasio con alta tecnología en equipamiento”

La mayoría de los profesionales entrenan en gimnasios cavernosos que tienen prácticamente cualquier tipo de equipamiento imaginable. Tienen todo lo último en máquinas técnicas a su disposición y tal variedad que sus mentes y músculos nunca se aburrirán. Mientras tanto, tu miserable gimnasio sólo tiene lo básico: barras y mancuernas, bancos, una jaula de potencia y una máquina de poleas. Puede que tengas pocas máquinas, pero al menos hay un poco de variedad.  Si entrenases en un gimnasio mejor, tendrías mejor físico.

¿Por qué es algo positivo? Nada funciona mejor que los básicos pesos libres, nada. Te lo dice alguien que antes estaba enormemente convencido de que sólo la máquina Nautilus podrían ayudarme a crecer y los pesos libres eran basura obsoleta, una etapa en mi vida en la que no hice mucho progreso en los primeros años para conseguirlo. Cuando los culturistas tienen acceso a un montón de máquinas modernas, a veces no sirven para nada, pero las usan.

Durante un año entrené en el Gimnasio Gold en Venice, California, y era como un niño en una tienda de chucherías.  El problema era que las máquinas en sí no eran efectivas.  Una vez que te alejas de las sentadillas, peso muerto, press en banco, press militar, dominadas, dips y remos y empiezas a substituir por máquinas que ejercitan el mismo grupo de músculos, tu progreso disminuye y a veces desemboca en un cese. Usar un montón de pesos libres y movimientos básicos resulta una enorme ventaja para cualquiera que quiera conseguir un músculo compacto y grueso.

Negativo 8: “No tengo dinero para todos los suplementos y tengo que confiar en la comida”

Muchos amateurs y profesionales del culturismo tienen contratos con grandes compañías de suplementos y obtienen todos los productos gratis. Otros pueden permitirse todo lo que quieran. Sus gabinetes de cocina utilizan cualquier tipo de suplemento conocido por el hombre. Luego está tu caso. A penar puedes ahorrar lo suficiente para comprar un par de botes de proteínas en polvo y algo de creatina cada mes. En vez de eso, tienes que hacerlo lo mejor que puedas con nada más que pollo, pescado, carne picada, huevos, arroz y patatas. Una pena que no puedas tener tus suplementos gratis o tener un presupuesto ilimitado, porque estarías estupendo.

¿Por qué es algo positivo? Los suplementos de hoy en día son muy buenos, especialmente para aquellos de nosotros que no pueden si quiera recordar las tonterías que podías comprar hace unos años, muchos culturistas se han vuelto dependientes a este tipo de productos. Nada, repito, no hay nada más importante que una buena dieta con todo tipo de alimentos. Algunas veces, absorbidos por la publicidad, tenemos la errónea creencia de que ciertos suplementos pueden substituir una buena dieta o un entrenamiento duro y obtener mejores resultados. Si caes en esos derroteros, ningún suplemento en el mundo podrá ayudarte. Puede que estés un poco mejor si te tomas un extenso surtido de suplementos al final de tus comidas, pero te garantizo que aún permanecerás unos pasos por delante de aquellos que se toman un montón de suplementos pero no comen como debieran.

Negativo 9: “Soy muy joven”

Puede ser muy duro intentar convertirte en un culturista cuando eres un adolescente. La escuela y los deberes interrumpen el tiempo que tienes para comer y entrenar. No tienes dinero para comprar tus propios comestibles y suplementos (a no ser que trabajes después de la escuela, lo que significa que tienes aún menos tiempo), de manera que dependes de la generosidad de tus padres. Puede que no tengas coche, por lo que tienes que usar el transporte público para ir al gimnasio lo cual supone un gasto, al igual que formar parte del gimnasio. No puedes esperar a ser más mayor porque para entonces ya estarás enorme.

¿Por qué es algo positivo? Es cierto que a veces no tienes el control que desearías sobre tu vida, sobre todo cuando eres adolescente en comparación a cuando ya eres adulto, pero tienes dos cosas por las que los mayores matarían: testosterona natural y niveles de crecimiento hormonal que están por las nubes y una energía ilimitada. Probablemente que tampoco tengas ningún tipo de responsabilidades, salvo que vayan bien las notas.  Cuando creces, esos niveles hormonales empezarán a disminuir. Acabarás cansado con mucha más facilidad, y entre tus responsabilidades se encontrará un trabajo exigente, facturas por pagar, una manutención alta y puede que algún que otro pequeño diablillo por el que preocuparse. Sólo eres joven una vez, como se suele decir, así que aprovecha al máximo. Esa cantidad de hormonas y esa libertad de preocupaciones no durarán para siempre.

Negativo 10: “Soy demasiado mayor”

A un tipo que ahora ronda los 40 años suelo oírle decir que es demasiado viejo como para ganar músculo. El culturismo es para la gente joven. ¡Debería haber empezado cuando era mi momento! Ahora es demasiado tarde para mí.

¿Por qué es algo positivo? El hecho de ser más maduro puede ser una bendición para el culturista. Tienes más dinero para invertir en gimnasios, comida, suplementos e instrucción. También eres mucho más sabio y paciente que cuando eras un crío y serás menos proclive a lesionarte haciendo alguna estupidez en el gimnasio.

Probablemente necesitarás calentar más y hacer más estiramientos, pero eso es algo bueno. La gente joven a menudo se hace daño porque intentar levantar un peso muy pesado sin ni siquiera haber calentado. Sobre la disminución de los niveles hormonales es tan fácil de solucionar como tu decreciente habilidad de mantener una erección. Si tu médico determina, a través de una analítica, que tienes bajos los niveles de testosterona, puedes realizar un tratamiento hormonal que te ayude a llegar a tus niveles normales.

De manera que, como puedes ver, no hay mal que por bien no venga. Todo depende del ángulo desde el que mires las cosas. Con un punto de vista adecuado, puedes convertir cualquier cosa que pienses que te está frenando en algo positivo que te ayude a conseguir tus objetivos.

Texto original de Ron Harris

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

2 Comentarios