Diez razones para reducir el consumo de refrescos

Razones para reducir el consumo de refrescos

Todos sabemos que consumir refrescos azucarados no es un hábito saludable, pero también entendemos que no es fácil reducir su consumo o eliminarlos de la dieta, pues tienen un fuerte poder adictivo debido a los azúcares simples que poseen así como a la cafeína y otros químicos.

Sin embargo, ocultamos muchos de sus efectos adversos en el organismo y conocerlos puede sumar motivos para disminuir su ingesta, por eso, te damos 10 razones para reducir el consumo de refrescos y beneficiar la salud o al menos, eliminar los riesgos que supone tomar refrescos como bebida cotidiana.

Cabe aclarar que basamos las siguientes razones en refrescos de cola debido a que son los más consumidos y que algunos de los puntos negativos no aparecen en la versión light (versión sin azucar como Cocacola Light, Cocacola 0%, Fanta 0, Pepsi ligth, etc) del refresco:

Incrementan el riesgo de osteoporosis debido a que poseen ácido fosfórico que impiden la correcta absorción del calcio.

Aumentan el riesgo de sufrir caries debido al elevado contenido en azúcares simples (Los que no son versión Light).

Son adictivos.

Pueden ser causantes de cálculos renales debido al contenido en oxalatos.

Implican un elevado gasto económico que repercute negativamente en la salud, pues el agua es más sana y mucho menos impactante en el bolsillo.

Las sustancias químicas así como la gran concentración de azúcares y el ph ácido puede generar, si el consumo es continuado, gastritis u otras alteraciones a nivel digestivo.

Tienen efecto diurético y no colaboran con una buena hidratación.

Incrementan el riesgo de sufrir obesidad así como diabetes tipo 2.

Puede causar nerviosismo e insomnio si se consume en exceso debido a la cafeína.

10º No nos aportan nutrientes indispensables, sólo brindan calorías vacías.

Estas son 10 buenas razones para comprender que los refrescos no deberían estar presentes a diario en nuestra dieta y mucho menos, ser la bebida escogida para hidratarnos o tomar habitualmente, pues pueden generar muchos más efectos nocivos de los que creemos y no sólo se debe al elevado contenido en azúcar, sino a sus compuestos químicos.

Por eso, lo mejor es reservar los refrescos para ocasiones especiales y a diario, escoger opciones más naturales y sanas como puede ser el agua o algún zumo de fruta (recién exprimido, no concentrado) si queremos algo más dulce sin sustancias perjudiciales.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.