Hacer Running de forma segura

Running con seguridad

La seguridad a la hora de correr puede parecer algo tan obvio que te resulte extraño que te hablemos de ello, pero te sorprendería saber cuántos corredores pasan este punto por alto.

Al intentar sacar tiempo para correr en una vida llena de trabajo, colegios y compromisos sociales y familiares es fácil que tengas que levantarte de madrugada o que corras de noche. Si este es tu caso, piensa qué ruta vas a usar y dile a alguien dónde vas a estar.

Muchas rutas para correr no tienen buena iluminación, así que asegúrate de llevar la ropa adecuada para que te vean. Esto incluye elegir los colores más vivos y con tiras reflectoras. Si tu ropa para correr es oscura cómprate un chaleco reflectante, y si te encanta correr en sitios remotos no estaría de más llevar una pequeña luz de bicicleta o una linterna de cabeza, mejor exagerar en cuanto a la visibilidad.

Para las mujeres es muy importante que, salvo que corran en una zona bien iluminada y donde haya gente, nunca salgan a correr solas. Si quieres correr siempre en el mismo sitio puedes reunir a un grupo de personas o incluso unirte a algún club de running. Correr con otra gente interesada por el deporte es una gran motivación y además elimina posibles peligros.

Deberías llevar siempre tu móvil o alguna moneda para poder llamar en caso de emergencia (y deberías saber en qué punto de la ruta hay una cabina telefónica), además lleva siempre una identificación.

Para evitar quedarte tirado si te lesionas, es importante que alguien sepa adónde has ido a correr, así te asegurarás de que esa persona esté pendiente la hora a la que debes volver. Por otra parte esto también te ayudará a cumplir con tu objetivo de distancia y funcionará como una motivación.

Muchos corredores usan música como técnica de motivación, pero hay que tener cuidado. No pongas la música tan alta que no sepas lo que está ocurriendo a tu alrededor; debes estar al tanto de bicicletas, coches, perros y de la gente que te rodea. Si corres de noche te aconsejamos que no escuches música.

Deja los objetos de valor en casa, no los necesitas para correr. Deja tus joyas y tus últimos gadgets para evitar llamar la atención. Lleva sólo lo imprescindible o cómprate una pequeña mochila o una riñonera para guardar estos objetos. La gente no siempre es todo lo educada o inocente que esperamos, por eso es importante mantener los objetos de valor guardados.

Aprender algunas técnicas básicas de defensa personal te dará más seguridad y te permitirá estar preparado ante cualquier eventualidad que se presente.

Otra forma sencilla para evitar llamar la atención de indeseables es variar la rutina para correr. Evita correr por los mismos sitios a la misma hora todas las semanas. Además, si corres de forma más espontánea será más interesante y no darás pie a que alguien que quiera hacerte daño sepa dónde vas a estar.

Lo más importante a la hora de correr es estar pendiente de lo que te rodea, especialmente cuando te mueves donde hay tráfico rodado. Si no hay acera asegúrate de correr en dirección contraria al tráfico. Y sobre todo, relájate y diviértete, los consejos que te damos no pretenden asustarte y disuadirte de correr de noche, basta que estés pendiente y uses tu instinto.

Si algo te dice que no hagas determinadas cosas, sigue el instinto.

Consejos para la seguridad

1. Precaución extra

Si te da miedo correr puedes comprarte un spray de pimienta y llevarlo contigo, manteniéndolo a mano. Como alternativa puedes aprender técnicas de evasión.

2. Planificación

Si tu ruta tiene algún punto peligroso, por ejemplo callejones o zonas mal iluminadas,
planea una ruta de escape o busca una ruta alternativa. Otra solución es buscarte a alguien que pueda correr contigo. De todas formas recuerda decirle siempre a alguien más dónde vas a correr.

3. Atención no deseada

Si alguien se acerca a ti, muévete inmediatamente hacia el otro lado. No te acorrales, por el contrario, muévete hacia un espacio lo más abierto posible. Tu mejor línea de defensa puede ser gritar con fuerza, preguntar qué quieren y gritar más fuerte si siguen acercándose.

4. No llames la atención

Nunca lleves objetos valiosos a la vista, de lo contrario corres el riesgo de que alguien los vea y quiera quitártelos. Si alguien se acerca dile con autoridad que no llevas nada de valor y ponte en posición defensiva, es algo que no se esperan. Corre lo más rápido que puedas hacia donde haya luz y gente para ponerte a salvo.

5. Estar atento y preparado

Lo más probable es que nunca venga nadie hacia ti con actitud amenazante mientras te encuentras practicando deporte, pero como les gusta decir a los boy-scouts, es mejor estar “siempre listos”.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.