El sulforafano, todos a comer brecol

Comer Brécol,Sulforafano

Para un culturista u otro atleta los radicales libres descontrolados pueden producir los máximos daños musculares después de un entrenamiento intenso. Aunque los radicales libres forman parte de un metabolismo sano, su exceso a lo largo del tiempo puede contribuír a una mala recuperación muscular y a muchas enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Una solución es tomar más antioxidantes adecuados; la mezcla correcta parece proteger al músculo contra los daños de los radicales libres producidos por el entrena entrenamiento intenso.

Podemos beneficiarnos utilizando una selección de las variedades de antioxidantes mejor estudiadas tomando cinco o más piezas de frutas y vegetales cada día.

Antioxidante indirecto

Una de las mejores elecciones es el antioxidante sulforafano, que contiene azufre, y se encuentra en su forma precursora en brécoles, coliflor, coles y coles de Bruselas.

Cada uno de estos vegetales resulta excelente para luchar contra los radicales libres. Cuando estas plantas se machacan o se mastican, se emite una enzima conocida como mirosinasa que inicia la transformación de glucorafanina en su forma activa, el sulforafano.

A diferencia de las vitaminas C y E, la acción del sulforafano es indirecta y hace que el cuerpo fabrique nuevos antioxidantes durante algunos días después de su consumo. Eso se debe a que duplica la producción de las propias enzimas antioxidantes del cuerpo, que eliminan después a numerosos radicales libres.

Ballimore Conneclion.

El Dr. Paul Talalay, y otros científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Jones Hopkins, de Baltimore, han encontrado muchos beneficios para la salud en el sulforafano.

Por ejemplo, parece que mata células cancerosas activando un mecanismo natural de suicidio denominado apoptosis, oculto en el DNA de cada célula. La apoptosis supone que las células malignas mueren, y en la mayor parte de los casos las células sanas del mismo tejido no se afectan.

El sulforafano también ralentiza la velocidad de división de las células cancerígenas e induce a que las enzimas desintoxicantes del hígado neutralicen los carcinógenos.

En su conjunto, el sulforafano es uno de los más impresionantes antioxidantes luchadores contra el cáncer encontrados en las frutas y vegetales, y eso puede explicar por qué las dietas ricas en vegetales crucíferos se asocian con una incidencia menor de cáncer de próstata y posiblemente de otros cánceres, aunque otros factores nutricionales de esos vegetales también pueden contribuír. (El sulforafano no es un tratamiento para el cáncer u otras enfermedades, y recomendamos seguir estrictamente el consejo de nuestro médico. Debemos darle también una lista de suplementos dietéticos consumidos, sobre todo si tenemos problemas o tomamos otros medicamentos).

El remedio del sulforafano

El brécol crudo contiene aproximadamente 2000 mcg. de sulforafano por cada toma. Después de cocerlo, la misma cantidad de brécol tiene 600 mcg. de sulforafano, lo que supone una destrucción del 70%.

Las variedades más frescas contienen más cantidad de este potente antioxidante.

Como el sabor de los vegetales crucíferos puede resultar amargo (o quizás te mate si te llamas Homer Simpson), quizás prefiramos tomar suplementos de sulforafano. Existen también extractos de vegetales crucíferos, que pueden servirnos para nuestros propósitos de protección.

Resumen del sulforafano

Conocido también como: Glucosinolato de sulforofano (SGS); (R)-1-isotiocianto-4-metil-sulfonil butano

¿Que es?

Un fitoquímico extraído de los vegetales crucíferos, incluyendo brécoles y col.

¿Para que sirve?

Estimula la producción natural de desintoxicantes de fase 2 y enzimas antioxidantes del hígado. Estas enzimas desintoxican ciertos agentes causantes del cancer y pueden mejorar la resistencia a largo plazo al cáncer de estomago y otros órganos.

¿A quien puede beneficiar?

A cualquiera interesado en vivir una existencia larga y sana. Seguid el consejo del médico si tenéis cáncer u otras enfermedades.

Dosis Común

Como suplemento para salud y prevención, se considera una dosis razonable de 200 a 400 mcg de sulforofeno al día (equivalente a unos 50 gramos de brécoles al vapor pero no demasiado cocidos, aunque también se pueden consumir cantidades cantidades más grandes de vegetales crucíferos).

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.