Tendinitis del tendón de aquiles

Tendón de aquiles

Esta tendinitis afecta al Tendón de Aquiles, que une al pie los músculos del gemelo, y es una estructura tipo cuerda que se siente justamente encima del talón.

Cuando el tendón se inflama o degenera, produce dolor en la parte de atrás del tobillo; en algunos casos puede limitar la movilidad del paciente; y en los casos más graves, puede llegar a romperse, lo que suele requerir operaciones para las personas atléticas.

Cómo sucede:

Esta tendinitis se produce más en pacientes que tienen rígidos los gemelos, lo que incrementa la tensión sobre el Tendón de Aquiles. La tendinitis del Tendón de Aquiles también se asocia con el exceso de uso atribuido a los deportes que requieren correr o actividades explosivas.

Cómo se siente:

El síntoma más común es dolor en la parte trasera del talón o en la parte baja del gemelo. El dolor aumenta por la mañana porque los pacientes suelen dormir con los dedos de los pies apuntando hacia el frente. Cuando se despiertan y los apoyan en el suelo, estiran el Tendón de Aquiles, que ha estado relajado toda la noche, y eso produce dolor.

La condición se agrava con la carrera o los ejercicios explosivos, incluyendo elevación de talones o ciertas variaciones de halterofilia.

Cuando el problema es muy grave, los pacientes sufren dolor incluso al caminar.

Cómo se arregla:

La fisioterapia es la clave. Lo más importante es estirar el gastrocnemio con la rodilla estirada y el sóleo con la rodilla doblada. También se utilizan ejercicios de fuerza, ultrasonidos y estimulación eléctrica. Los medicamentos antiinflamatorios pueden acelerar la recuperación. En casos graves, puede ser necesario el uso de muletas para eliminar las tensiones sobre el tendón.

Cómo se recupera:

La recuperación puede ser larga porque el tendón padece cada paso que damos. La modificación de la actividad puede resultar importante. Aunque muchos casos se resuelven sin necesidad de operar, puede ser necesario pasar por el quirófano para volver a practicar nuestro estilo de vida habitual.

Cómo prevenir la tendinitis del tendón de Aquiles:

Calentaos antes de hacer ejercicio, practicando aerobios ligeros.

Los ejercicios para fuerza del gemelo ayudan a que el tendón de Aquiles pueda soportar más cargas.

Los ejercicios de pliometría condicionan los músculos, ligamentos y tendones de las pantorrillas.

Los estiramientos de los gemelos son útiles para aumentar la flexibilidad del tendón.

Practicad actividades que ayuden a potenciar vuestro sentido de equilibrio para desarrollar propiocepción (sentido que informa al organismo de la posición de los músculos).

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.