Tentempiés para tu dieta de definición muscular

Definición muscular

Para sorpresa de unos y enfado de otros, los culturistas tienen que comer más de lo habitual para mantener el músculo acumulado y perder tejido adiposo.

Bueno, en realidad no es que deban comer más, sino más veces; unas seis tomas diarias.

Y diréis:  “Eso sólo lo pueden hacer los profesionales que viven para comer, dormir y entrenar. ¿ Y yo qué? Tengo que trabajar y no puedo parar para comer iempre que quiero. Realizar las tres comidas es posible, pero es muy difícil llegar a seis”.

Esto es cierto. Tomar seis comidas pequeñas al día para mantener el metabolismo activo y evitar que se acumule la grasa puede ser muy complicado. La situación empeora cuando el trabajo, la familia y el entrenamiento ocupan todo el tiempo.

No obstante, hay una forma de conseguirlo. No penséis en hacer muchas comidas grandes. Tened a vuestra disposición una serie de tentempiés que os aporten la proteína y los carbohidratos que necesitáis en los intervalos entre las comidas principales.

Podéis prepararlos con antelación y tenerlos a la mano en cualquier momento. Las bolsas de congelar son perfectas para contener productos sanos en la nevera. Miles de atletas siguen este sistema, así que vosotros también podéis.

Los típicos tentempiés culturistas, como los batidos, las barritas proteicas y los sustitutivos de la comida, son muy útiles, pero el cuerpo necesita comida sólida.

Para obtener todos los nutrientes necesarios debéis combinar la proteína con los carbohidratos. Eso significa tomar carbohidratos de digestión lenta para disponer de energía a largo plazo y proteína de calidad para construir músculo. Mantened el equilibrio entre ellos y evitaréis las bajadas de azúcar que os empujan a tomar galletas y otros productos que sabotean vuestro esfuerzo.

Tentempiés que debéis probar

Claras de huevo

Tened siempre huevos cocidos en la nevera. Algunos los comen con sal y pimienta, pero si podéis tomarlos solos, mejor. Seis claras de huevo más una yema proporcionan 24,3 gramos de proteína, 1,8 gramos de carbohidratos y sólo 4,5
gramos de grasa.

Cacahuetes sin sal

Los frutos secos tienen un alto contenido en grasa, pero saludables y necesarias en una dieta equilibrada. 20 gramos de cacahuetes sin sal proporcionan 5,16 gramos de proteína, 3,22 gramos de carbohidratos y 9,84 grados de grasas beneficiosas. (Actualmente puedes comprar crema de cacahuete de la máxima calidad).

Queso fresco

Es una magnífica fuente de proteína. Si no os gusta su sabor, o más bien la falta de él, añadidle fruta fresca y, así, también consumiréis carbohidratos.

Como con todos los quesos, comprad la versión con menor grasa. Media taza aporta 14 gramos de proteína con sólo 1,15 gramos de grasa.

Verduras crudas

Vuestra madre tenía razón al insistir en que os comierais la verdura. Llevad verdura cortada cuando salgáis de casa. Al fin y al cabo, son la comida rápida original, llena de vitaminas y minerales, y son imprescindibles en una dieta equilibrada.

Debéis tomar al menos cinco raciones de verduras al día. Si las consumís en las comidas principales y para los tentempiés alcanzaréis la cantidad recomendada. Llenaos de colores y comed zanahorias, apio, pimiento, tomate y brócoli. Todos ellos contienen carbohidratos de digestión lenta que os proporcionará energía. Además, la fibra os ayudará a sentiros llenos más tiempo.

Sándwiches

De vez en cuando podéis comer sándwiches con pan integral o rollitos. Rellenadlos con atún en agua, pollo, pavo, asado de ternera, lechuga, espinacas, tomate, mostaza y queso sin grasa. No se os ocurra añadir mantequilla porque dejaría de ser un tentempié sano.

Anacardos sin sal

Este fruto aporta grasas saludables, magnesio. porasio. proteína, fibra y otros nutrientes. No obstante, tiene un alto contenido calórico (175 por 1/4 de taza), así que tomadlo con moderación.

Manzanas

La manzana es una de las frutas más limpias que podéis comer. Son dulces, tienen fibra y nutrientes y tan sólo tenéis que lavarlas antes de comerlas. También podéis tomar pasas, fresas, arándanos, pipas de girasol y plátanos.

En conclusión…

Aunque no lo creáis, llevar una dieta sana es tan importante, o más, que entrenar.

Acostumbrarse a comer sano permite disponer de energía y no ganar grasa en todo el año. Además, los alimentos que deis a vuestro cuerpo determinarán la intensidad y la frecuencia de los entrenamientos. Con una alimentación más descuidada el organismo funcionará peor, al igual que un coche deportivo no alcanza su rendimiento máximo con una gasolina de baja calidad.

Tratad vuestro cuerpo como si fuera el coche de vuestros sueños y acelerad para alcanzar vuestros objetivos.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.