Tipos de Grasas

Tipos de grasas

Las grasas (lípidos) desempeñan cinco funciones principales dentro del cuerpo:

1. Como deposito abundante y concentrado de energía

2. Para proteger los órganos

3. Como aislante

4. Como medio de transporte para las vitaminas liposolubles (Por ej. Vit.a,e,d…)

5. Para suministrar ácidos grasos esenciales.

Además del riesgo de engordar, el consumo excesivo de grasa de manera crónica también ha sido relacionado con varias enfermedades metabólicas y otras que suponen una amenaza para la vida, como la diabetes, y las enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares.

Sin embargo, consumir muy pocas grasas también puede causar problemas ya que se ha demostrado que se obstaculiza la producción de testosterona y pueden aumentar los síntomas de malnutrición relacionados con las vitaminas liposolubles (A,D,E y K).

Además de mejorar el funcionamiento de los nervios, las hormonas y las articulaciones, las grasas dietéticas son esenciales para absorber las vitaminas liposolubles A, D, E y K. Esa es una razón más por la que es tan importante que el consumo de grasas esté entre el 15% y el 20% del total de calorías diarias. Para sacarle el máximo partido a las grasas que consumes, asegúrate de que provienen de las fuentes correctas.

Es el macronutriente más calórico, proporciona 9 calorías por gramo.

Tipos de Grasas

Grasas Saturadas

Formadas mayoritariamente por ácidos grasos saturados son las llamadas “grasas malas”. Aparecen por ejemplo en el tocino, en el sebo, en las mantecas de cacao o de cacahuete, etc. Este tipo de grasas es sólida a temperatura ambiente y elevan los niveles plasmáticos de colesterol malo. Ejemplos: sebos y mantecas.

Grasas Insaturadas

Formadas principalmente por ácidos grasos insaturados como el oleico o el palmitoleico. Son líquidas a temperatura ambiente y comúnmente se les conoce como aceites.

Son las más beneficiosas para el cuerpo humano por sus efectos sobre los lípidos plasmáticos y algunas contienen ácidos grasos que son nutrientes esenciales, ya que el organismo no puede fabricarlos y el único modo de conseguirlos es mediante ingestión directa.

Las grasas insaturadas pueden subdividirse en:

Grasas Monoinsaturada : Son las que reducen los niveles plasmáticos de colesterol asociado a las lipoproteínas LDL (las que popularmente se denominan “colesterol malo”). Se encuentran en el aceite de oliva, el aguacate, y algunos frutos secos.

Grasas Polinsaturadas (con ácidos grasos omega-3 y omega-6): Los efectos de estas grasas sobre los niveles de colesterol plasmático dependen de la serie a la que pertenezcan los ácidos grasos constituyentes.

Así, por ejemplo, las grasas ricas en ácidos grasos de la serie omega-6 reducen los niveles de las lipoproteínas LDL (“colesterol malo”) y HDL (“colesterol bueno”), incluso más que las grasas ricas en ácidos grasos monoinsaturados. Por el contrario, las grasas ricas en ácidos grasos de la serie omega-3 tienen un efecto más reducido. Se encuentran en la mayoría de los pescados azules (bonito, atún, salmón, etc.), semillas oleaginosas y algunos frutos secos (nuez, almendra, avellana, etc.). En Europa ya se consumen abundantes cantidades de grasas del tipo Omega 6, gracias al uso de aceites vegetales. Pero además, se recomienda tomar más grasas Omega 3, ya que se cree que refuerzan la salud del corazón, y colaboran en las funciones cerebrales y oculares.

Grasas Transaturadas

Los aceites parcialmente hidrogenados, presentes por doquier en los alimentos procesados y en la comida rápida, han demostrado que pueden dañar las arterias. Algunos estudios muestran que los aceites trans reducen el colesterol bueno (HDL) y aumentan el malo (LDL) en la sangre. Debido a que la administración no obliga a los fabricantes a incluir el contenido de grasas del tipo trans en las etiquetas de los productos, resulta complicado saber cuántas de estas grasas estamos consumiendo, pero normalmente todos los fritos (patatas, pescado, comida rápida), los artículos de bollería industrial, donuts, galletitas y snacks (bolsas de aperitivo) normalmente son ricos en grasas del tipo trans.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.