El ginseng es un extracto de raíces con potentes propiedades estimulantes (razón por la que ha sido utilizado frecuentemente como tónico para reducir la fatiga), que han sido parcialmente eliminadas en los preparados comerciales, para evitar incurrir en las listas de sustancias prohibidas por el COI. Los principios activos, similares a las saponinas, se denominan ginsenósidos.

La influencia ergogénica parece deberse al incremento del consumo máximo de oxígeno, y a la disminución de la frecuencia cardiaca, de los niveles de lactado sanguíneo, y de la percepción subjetiva de esfuerzo para una misma intensidad de ejercicio.

También se han observado aumentos de la hemoglobina y reducciones de la enzima láctico-deshidrogenasa, posiblemente por una mejora del metabolismo aeróbico (una metabolización menor de carbohidratos y mayor degradación lipídica). No obstante, algunos estudios han cuestionado su eficacia como ayuda ergogénica, quizá por las bajas dosis empleadas (inferiores a 400 mg/Kg), o por el reducido tiempo de administración. Parece ser que posee una acción anabolizante al aumentar la síntesis proteica.

En humanos, un estudio realizado a doble ciego, demostró sus efectos beneficiosos sobre la oxigenación muscular. Recientemente, también se han reconocido sus efectos antioxidantes, al activar un gen relacionado con la producción de la enzima antioxidante superóxido dismutasa.

Sin embargo su eficacia en el deporte no ha sido demostrada por estudios científicos serios.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos. No enviamos SPAM, ¡Solo Puro Fitness!

Únete a otros 11.093 suscriptores

2 COMENTARIOS