Ahora tratemos la cuestión de la duración de la sesión de entrenamiento, que ha de basarse en tus depósitos de combustible muscular y los cuales no son una fuente inagotable-.

Tus músculos contienen un almacenamiento de energía química que se convierte en energía mecánica. Los músculos se contraen y se produce el movimiento.

Un ejemplo es el combustible almacenado en el depósito de gasolina de tu coche. Cuando está en marcha, la energía química de la gasolina se convierte en energía mecánica. El motor funciona y el vehículo se mueve por la carretera. Cuando se gasta todo el combustible, el depósito se vacía y el coche se para.

Algo similar es lo que ocurre dentro de los músculos. Durante el ejercicio, el depósito de combustible muscular comienza a disminuir al sobrepasar los 30 minutos; y después de una hora está vacío.

Puedes todavía ejercitarte cuando tus reservas energéticas están vacías, ya que los músculos obtienen energía de otras fuentes orgánicas. Pero en este punto, tus músculos cambian a un modo de resistencia, como el que se utiliza para controlar tu peso corporal.

El problema es que no puedes acelerar más, así que no puedes alcanzar el mayor estímulo muscular. Los músculos están solamente sobreviviendo, pero no crecen. Si te arriesgas a someterte a un trabajo muscular prolongado, a tus músculos les llevará días rellenar sus depósitos de combustible.

El desarrollo muscular es un proceso anaeróbico. El estímulo de entrenamiento debe ser corto e intenso, no largo y mantenido. Haz lo necesario para conseguir la respuesta hipertrófica; cuando termines la tarea, sal del gimnasio, vete a tu casa, descansa y desarróllate.

Para el crecimiento muscular, el tiempo de la sesión de entrenamiento no debe exceder de una hora. Idealmente, debe durar, desde que entras y sales del gimnasio, alrededor de 40-55 minutos.

Recuerda que después de una hora ya has perdido potencia. Estás sin munición y sigues disparando al blanco. Sal del gimnasio antes de que sea demasiado tarde.

Este consejo lo deben seguir especialmente los ectomorfos, y explica la razón de porqué no cogéis ni un kilo de músculo después de unas buenas palizas en el gimnasio.

Recuerda, a veces menos es más y menos es mejor.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos. No enviamos SPAM, ¡Solo Puro Fitness!

Únete a otros 11.012 suscriptores

2 COMENTARIOS