La fruta fresca cortada no pierde propiedades

Fruta fresca cortada

Seguro que has oído a tu abuela decirte que te tomes el zumo rápido que pierde sus propiedades… y luego te da un cachete! Bien, tiene razón… ¿pero que pasa con la fruta recién cortada? ¿También pierde sus propiedades una vez cortada? Veámoslo.

Las mejores dietas culturistas no tienen por qué ser aburridas. Consumir una cantidad de alimentos sin procesar no solo asegura disponer de macronutrientes como los críticos aminoácidos, los carbohidratos de lenta digestión y las sanas grasas mono y poliinsaturadas, sino también de micronutrientes importantes como los fitoquímicos que se encuentran en frutas y vegetales.

Las frutas son una elección ideal debido a su buen sabor y a su calidad de carbohidratos de digestión lenta, además de contener los excelentes fitoquímicos.

La sandía es una fuente extraordinaria de licópeno, el antioxidante que protege la salud cardíaca, defiende contra el cáncer y favorece la recuperación muscular. Lo malo es que en definición no es el alimento más adecuado pero una rajita de sandia no te va a hacer daño y obtendrás todos sus beneficios.

Las fresas contienen más vitamina C que las naranjas y también muchas antocianinas (antioxidantes flavonoides), que protegen contra la degeneración articular, las enfermedades cardíacas y el cáncer. Los mangos son una fuente de carotenoides y vitamina C.

Las piñas contienen la enzima bromelaina, que promueve la salud articular, aparte de los compuestos fenólicos que pueden reducir el riesgo de cáncer y enfermedad cardiaca.

Para muchas personas el lavar, cortar y conservar las frutas les resulta molesto.

Por fortuna, hay ya muchas compañías que se ocupan de todo eso. Pero muchos expertos en nutrición aseguran que cortar la fruta expone su interior a la luz y el oxígeno, lo que puede producir una rápida degeneración del contenido y del mismo aspecto.

Sin embargo, nuevas investigaciones demuestran que las frutas en esos casos, no se estropean demasiado.

El estudio de la fruta cortada

Según los científicos españoles del CEGAS-CSIC el contenido de nutrientes de las frutas mínimamente procesadas apenas se modifica tras nueve días de almacenaje. Cortaron en dos melones, kiwis, mangos, piñas, fresas y sandías, dejando una mitad sin tocar a 5 grados de temperatura, y la otra, cortada, lavada en agua clorada, secada, empaquetada y refrigerada, también a 5 grados. Durante nueve días, se midieron en cada pieza de fruta los niveles de antioxidantes, incluyendo vitamina C, carotenoides varios y polifenoles.

Aunque la mayor parte de la fruta no parecía tan apetitosa luego de seis días (excepto el mango y la sandía), el corte no produjo apenas efectos sobre el contenido principal de antioxidantes.

Las pérdidas de vitamina C a los seis días fueron de menos del 5% para los mangos, las fresas y la sandía; las piñas perdieron aproximadamente el 10%; el kiwi el 12%, y el melón el 25%.

Tras los seis días, las pérdidas de carotenoides fueron del 25% en las piñas, del 10 al 15% en el resto de las frutas, exceptuando el kiwi que apenas registró pérdidas.

El contenido de polifenoles continuó siendo el mismo en todos los pedazos de frutas estudiados.

Los investigadores concluyeron afirmando que la frutas fresca y cortada se estropea visualmente antes de que se produzcan pérdidas significativas de nutrientes.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.