La salud y las dietas adelgazantes

dietas adelgazantes

El hombre de hoy está afrontando diversos desafíos que imponen los tiempos actuales y que han llevado al sexo masculino a cuidar su imagen mucho más que hace algunos años.

El principal problema al que se enfrenta el hombre es el exceso de peso, en muchos casos obesidad.

Nos encontramos en el día a día con dietas milagrosas que ofrecen la posibilidad de bajar determinados kilogramos en tantos días: dieta de la fruta, del arroz, del melón, de la pasta, etc.

Nosotros creemos firmemente en la dieta que enseñe al hombre a comer adecuadamente.

Cada persona, de acuerdo a su peso teórico conveniente, su actividad laboral, su altura y sus actividades físicas, requiere diariamente la ingestión de determinadas calorías, repartidas en ciertas proporciones adecuadas entre hidratos de carbono (glúcidos o azúcares), proteínas y grasas.

La ingesta desequilibrada de alimentos siempre produce a estados de mala nutrición.

Se puede bajar de peso rápidamente sin asesoramiento médico, pero se entrará por lo general en estados de mala nutrición, ya que, además de la proporción adecuada de esos tres grandes nutrientes mencionados, nuestra dieta requiere de una cantidad adecuada de
vitaminas, minerales y oligoelementos imprescindibles para la salud.

El exceso de peso debe ser combatido mediante un adecuado plan de alimentación con control médico adecuado, sumado a actividad física habitual.

Contamos también con técnicas externas de tratamientos, como la mesoterapia, que actúa sobre el tejido graso acelerando la desaparición de lo que sobra, sobre todo en el abdomen (michelines). Esto motiva al hombre a seguir adelante en su plan de comer adecuadamente y realizar ejercicio.

Bajando entre 300 y 500 gramos por semana, puede lograrse reducir el peso en diez kilogramos en cuatro o cinco meses, a expensas de reducir grasas, pero no masa muscular.

Cuidado con…

recuperacion nutricional

Capsulas ‘milagrosas’

No aceptes las que no están fabricadas por un laboratorto farmacéutico. También se debe desconfiar si es un particular quien las vende (si se trata de un medicamento solo puede ser dispensado en farmacias) o si los venden por Internet o a través de mensajero.

Laxantes

No adelgazan, porque en el lugar donde acaban ya se ha producido la absorción de los nutrientes. Pueden ser nocivos para la salud.

Extractos de tiroides

Está prohibida la utilización de órganos o glándulas de origen humano o animal para el tratamiento de la obesidad. La hormona tiroidea sólo debe utilizarse cuando la glándula tiroidea funcione poco (hipotiroidismo). Es decir, bajo estricto control médico.

Diuréticos

Tampoco funcionan. Provocan una disminución de la cantidad de liquido, pero la obesidad es exceso de grasa. Si se abusa de ellos, al cuerpo actuará para contrarrestar la pérdida excesiva de agua y evitar la deshidratación.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.