Actualmente existen múltiples alternativas para estar en forma, pero a medida que los años avanzan las posibilidades de mantener una vida activa y saludable se reducen.

Practicar aquafitness puede ser una solución idónea para trabajar con los mayores y mejorar de esta forma, su calidad de vida.

Es difícil precisar el momento en que comenzamos a envejecer. La forma en que llegamos a la tercera edad, y la energía con la que la afrontamos, dependen de muchos factores entre los que podemos encontrar la genética, el estilo de vida que hemos llevado, el tipo de trabajo realizado, la alimentación, el historial deportivo, etc.

Nos vamos haciendo un poco más lentos e inestables a nivel físico, perdemos capacidad de movimiento a nivel articular y comenzamos a tener menos fuerza. Tenemos menos equilibrio, menor capacidad de reacción y pérdida de masa muscular.

Para paliar o prevenir, en la medida de lo posible, los efectos de la edad, algunas personas mayores se acercan al aquafitness; ya sea por prescripción médica, alentadas por sus hijos o por propia iniciativa.

¿Por qué aquafitness? Todas sus ventajas

Se ha comprobado que las personas dentro del agua socializan con más facilidad. Además, también se ha observado que al realizar esta actividad a una temperatura de entre los 28ºC y los 3 ºC el cuerpo se termorregula y la sensación corporal al realizar ejercicio físico es mucho más agradable.

Aparte de esta sensación de comodidad y de interacción social, otra de las cualidades del aquafitness la encontramos en su función corporal: las personas que practican esta disciplina fortalecen sus músculos, ya que al trabajar con el agua hasta la altura del pecho necesitan mover los brazos y piernas tanto para desplazarse como para estabilizarse, por lo que el fortalecimiento de los músculos tanto del tren inferior como del superior es mucho más equilibrado que en cualquier otro tipo de actividad. 

El trabajo de core y músculos estabilizadores es fundamental, ya que de allí parten todas las fuerzas necesarias para ejecutar cualquier tipo de movimiento, y en el agua, estos músculos trabajan simplemente por el hecho de estar inmersos en un medio que genera inestabilidad.

Además, al trabajar miembros superiores e inferiores a la vez, el gasto calórico es mayor.

Otra de las ventajas del aquafitness respecto a otras actividades físicas es que rara vez se producen lesiones durante su práctica, ya que la resistencia del agua no nos permite ir más allá de nuestras posibilidades a nivel muscular y articular.

Si además, tu objetivo como entrenador es llegar a cualquier persona, el aquafitness es la actividad que estabas buscando todas las personas pueden realizar la misma clase independientemente de su estado físico, ya que simplemente con agregar un poco más de velocidad a cada movimiento o aumentar la fuerza contra el agua consiguen el esfuerzo adecuado a cada uno.

Practicar aquafitness también ayuda a mejorar la imagen corporal, ya que el agua nos está informando continuamente de la posición de nuestro cuerpo, y trabaja los músculos inspiratorios de una manera única -es en el único lugar donde la resistencia del medio nos genera una sobrecarga-, por lo que mejora la capacidad respiratoria.

También mejora el retorno venoso, ya que la presión ejercida por el agua a la altura de las piernas es mayor.

Así, si se practica aquafitness durante 45 minutos las articulaciones no sufren de sobrecarga, ya que a la altura de los hombros, el peso hidrostático de una persona, se disminuye un 90%. Esto es fundamental para aquellas personas con sobrepeso.

Además, se ha demostrado que la presión del agua hace que las venas y arterias se dilaten, disminuyendo las pulsaciones cardíacas, por lo que el esfuerzo a nivel cardiovascular es más seguro.

Teniendo en cuenta que dentro del agua no se tiene riesgo de caída, con esta actividad acuática se puede trabajar el equilibrio de una forma mucho más segura.

A su vez, ayuda a mejorar la coordinación motriz y el ritmo; aumenta la capacidad de relajación , la reducción del estrés y los hábitos de sueño.

El agua disminuye el dolor articular por lo que es prácticamente en el único medio donde se puede trabajar con pacientes con artrosis, sin generarles espasmos o contracturas musculares.

Este medio también es adecuado para realizar pequeñas secuencias coreográficas que ayudan a mejorar la memoria a corto y medio plazo. Hacer ejercicio en el agua reduce el riesgo de poder desarrollar diversas patologías como alteraciones cardíacas, hipertensión,etc.

A todas estas cualidades anteriormente mencionadas, se le pueden añadir algunas más generales como que mejora la salud física y psicológica de forma general, fortalece la autoestima y la imagen que uno tiene de sí mismos y proporciona una mayor autonomía e independencia.

Hechos científicos sobre el Aquafitness

Las últimas investigaciones sobre el trabajo de fuerza en el agua dieron como resultado que realizar movimientos a alta repetición y con materiales que generen sobrecarga, proporcionan las mismas respuestas musculares que realizar ejercicios con pesas en la sala de musculación.

Es un error el pensar que porque son personas mayores no deben realizar esfuerzos.

Todo lo contrario. El trabajo de fuerza mejorará la pérdida de tejido muscular generada por la edad, y el trabajo muscular estimulará las apófisis de los huesos mejorando de esta forma los depósitos de calcio.

Además de aumentar el metabolismo basal y realizar un mayor gasto energético.

Pero todo ello dentro de un marco de seguridad, si hay algún problema cardíaco, muscular, articular o nervioso, debe ser el médico quien diga el nivel de esfuerzo necesario.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos. No enviamos SPAM, ¡Solo Puro Fitness!

Únete a otros 10.807 suscriptores