Entrenamiento funcional, pros y contras

entrenamiento funcional

Básicamente, el entrenamiento funcional proporciona fuerza y coordinación para las actividades en el “mundo real”.

Se consigue mediante ejercicios y técnicas que requieren y promueven equilibrio y estabilidad.

De hecho, este tipo de entrenamiento resulta excelente para desarrollar los músculos centrales necesarios para estabilidad y apoyo, digamos que los músculos abdominales, de la espalda baja y de las caderas.

Los terapeutas han usado durante años el entrenamiento funcional para rehabilitar lesiones. Las técnicas se han pasado ahora al campo del fitness, y eso permite beneficiarnos de la incorporación de ciertas técnicas a nuestro régimen de entrenamiento.

Los elementos comunes del entrenamiento funcional incluyen balones de ejercicio, bandas elásticas, minitrampolines y otros equipos novedosos.

El intervalo de ejercicios oscila entre sentadillas sobre tablas de equilibrio a movimientos con mancuernas sobre un balón de ejercicio.

Entrenamiento funcional en los estudios

El entrenamiento funcional ha comprobado su efectividad desde el laboratorio.

Unos investigadores de Massachusetts descubrieron que los movimientos de encogimientos realizados sobre un balón de ejercicio (en comparación con los efectuados sobre el suelo) aumentaban la activación de los abdominales y la espalda baja y mejoraban el equilibrio.

Un estudio español produjo resultados similares. Los progresos en equilibrio y estabilidad fueron medidos en un estudio alemán en atletas entrenados funcionalmente, que examinaron los entrenamientos estables e inestables (funcionales) de los flexores y extensores de las rodillas.

Ambos grupos consiguieron fuerza, pero solo el grupo entrenado de manera funcional informó de una reducción en la disparidad entre fuerza de la pierna derecha y la izquierda.

Como añadirlo a tu rutina

Los culturistas deben dedicar una parte pequeña de sus entrenamientos a las técnicas funcionales. Su uso limitado y dirigido les ayudará a desarrollar estabilidad del torso y coordinación neuromuscular que potenciará su capacidad de desarrollar mayor tamaño.

Estas son tres maneras de incorporar a vuestro programa el entrenamiento funcional:

  1. Escoged un día por semana para hacer ejercicios funcionales de intensidad moderada.
  2. Haced entrenamiento funcional ligero como calentamiento.
  3. Terminad un grupo muscular específico con la adición de unas cuantas series de entrenamientos funcionales.

Ventajas del entrenamiento funcional

  • Desarrolla y fortalece los músculos de la sección media, necesarios para estabilidad de
    la columna, y aporta una base de fuerza de la que se benefician todos los ejercicios.
  • Trabaja los músculos desde ángulos distintos en posiciones del mundo “real”.
  • Mejora el equilibrio, la estabilidad y la coordinación neuromuscular.
  • Desarrolla modelos distintos de recluta muscular, esenciales para el desarrollo continuo de los músculos.

Desventajas del entrenamiento funcional

  • Dificulta el entrenamiento específico de los grupos musculares debido a la implicación de los músculos auxiliares y estabilizadores
  • Se utiliza menos resistencia, lo que distintos en limita el desarrollo y la fuerza obtenidos
  • La inestabilidad de los movimientos funcionales aumenta el riesgo de lesión

Nota: Los movimientos específicos de un deporte no se traducen siempre en un aumento de la capacidad o el rendimiento en el “mundo real”.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante. Solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.