Los aminoácidos ramificados y el glucógeno muscular

Aminoácidos y glucógeno muscular

Los aminoácidos ramificados (BCAA), leucina, isoleucina y valina se consideran aminoácidos esenciales.  Esto es, que necesitamos consumirlos en nuestra dieta ya que el cuerpo es incapaz de sintetizarlos por si mismo.

Los BCAAs se utilizan como fuente de combustible durante el ejercicio prolongado por parte del músculo que lo realiza.

Esencialmente,los BCAA salen del hígado y de los músculos esqueléticos. El esqueleto de carbono de estos aminoácidos se usa como combustible mientras que los residuos de nitrógeno forman el aminoácido alanina, la alanina se transporta luego al hígado donde se convierte en glucógeno (gluconeogénesis).

Consecuentemente, esta glucosa se devuelve a los músculos esqueléticos para ser usada como combustible. Este mecanismo, mediante el cual se mantiene la homeostasis de la glucosa sanguínea, se llama ciclo de la glucosa-alanina.

Por lo tanto, la ingestión de los BCAA puede resultar en un descenso neto de la cantidad de proteína en los músculos esqueléticos que se tiene que descomponer, lo que supone aplicaciones para los atletas de fuerza y de resistencia, minimizar la velocidad de descomposición de las fibras musculares es capital para los atletas de fuerza como
los culturistas y afines.

Pero esto ya lo sabíamos. Adicionalmente, nuevas evidencias sugieren que en un estado de agotamiento de carbohidratos, la ingestión de BCAA puede ahorrar el uso de glucógeno muscular.

La importancia del glucógeno para el culturista

Los científicos del departamento de bioquímica de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, examinaron los efectos del ejercicio exhaustivo de bicicleta sobre los niveles sanguíneos de aminoácidos y también las concentraciones de glucógeno muscular.

Los sujetos efectuaron ejercicio en bicicleta al 70% de su máximo aporte de oxígeno durante 60 minutos seguidos por otros 20 minutos de ciclismo al máximo que les era posible, inmediatamente antes de entrenar y después de cada 15 minutos de ejercicio, cada sujeto tomaba una solución conteniendo 90 mg de BCAA por kilo de peso corporal o un placebo edulcorado. Las dos bebidas tenían un sabor similar.

La ingestión de los BCAA produjo un aumento significativo en las concentraciones musculares y sanguíneas de esos aminoácidos, y la concentración de glucógeno muscular se redujo mucho menos en el grupo de los BCAA (sobre un 10%) que en el grupo del placebo (aproximadamente un 35%).

Adicionalmente, la ingestión de BCAA produjo un aumento significativo de los niveles sanguíneos y musculares de alanina.

Los investigadores sugirieron que la alanina podría haberse convertido en glucosa en el hígado y ser transportada luego al músculo trabajador para usarse como combustible. Esto puede parecer muy razonable ya que el grupo suplementado con BCAA usó mucho menos glucógeno.

Este estudio puede ser importante para el culturismo porque las restricciones de agua y carbohidratos que siguen muchos culturistas al prepararse para una competición les deja a veces como resultado una pérdida de volumen muscular.

Esta especie de “aplanamiento” se debe al hecho de que para que los carbohidratos se acumulen en el músculo es necesaria la presencia de agua, por lo tanto, la ingestión de BCAA puede reducir la pérdida de glucógeno muscular y aliviar la bajada del volumen de los músculos, eso sin mencionar los efectos positivos sobre la producción de energía.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.