Carbohidratos

Carbohidratos, Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono (HC), también denominados glúcidos, carbohidratos o, vulgarmente, azúcares, están considerados como la fuente de energía preferida por el organismo humano, tanto para las actividades físicas como mentales.

El concepto de energía en relación con el rendimiento, el bienestar y la salud se basa en una dieta de hidratos de carbono junto con un control de las grasas.

Podemos clasificar los hidratos de carbono en dos categorías: simples y complejos.

Los carbohidratos simples o sencillos están formados por una o dos unidades de azúcar. Entre ellos están: la glucosa (dextrosa), la fructosa (azúcar de la fruta), la sacarosa (azúcar de caña o típico azúcar de mesa, que consta de una molécula de fructosa y glucosa) y la lactosa (azúcar de la leche, que consta de una molécula de glucosa y galactosa).

Los carbohidratos complejos son moléculas mucho más grandes formadas, a su vez, por numerosas moléculas de azúcar (en su mayor parte glucosa), y están representados por alimentos como la pasta, el arroz, los cereales, las patatas, el pan, las verduras, etc., siendo éstos los que deben prevalecer en nuestra dieta.

Si vuestra dieta es baja en carbohidratos notaréis la falta de energía. Os sentiréis débiles y tensos. Os faltará concentración y perderéis memoria. El entrenamiento con pesos es una actividad de gran intensidad y por ello depende de la glucosa como fuente de energía.

Los números son claros: el ejercicio con pesos usa un 90% de glucosa y el aeróbico un 80% o 90% de grasa. 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

1 Comentario

  1. He encontrado esta receta de como preparar patatas fritas sin muchas calorias, crees que puede valer?
    Las patatas fritas al horno son una estupenda opción para disfrutar de unas ricas patatas pero sin apenas calorías.

    Os parecerá increíble, pero os puedo asegurar que quedan crujientes y con una sabor incluso mejor que fritas. Ya las he hecho varias veces y en casa han tenido mucho éxito. Podéis hacerlas tal cual, como yo las he hecho o podéis espolvorearlas con hierbas aromáticas, como mas os gusten.

    son muy fáciles solo hay que seguir algunos pasos previos al horneado.

    Pelamos y picamos las patatas en bastones de 2 cm de grosor mas o menos. Las ponemos en un cuenco con cubitos de hielos durante 10-15 minutos.
    Las sacamos y las secamos con papel de cocina.
    Las ponemos en la bandeja de horno encima de un papel vegetas y las espolvoreamos con sal, en este caso o con hierbas aromáticas si queréis y con un chorrito de aceite crudo por encima.
    Las metemos al horno precalentado a 180º durante 20 -25 minutos, depende del horno y de como las queramos de doradas.
    Listas para comer!!