Dieta Disociada

Dieta disociada

Cuando hablamos de dieta disociada, nos referimos a aquellos regímenes que se fundamentan en la separación de alimentos dentro de una misma comida, teniendo en cuenta sus componentes principales. Dependiendo de la dieta disociada que llevemos a cabo, hablamos de unos elementos u otros, pero, en general se trata de evitar la mezcla de proteínas y grasas, con hidratos de carbono.

Otro de los pilares de esta dieta es el reparto de los alimentos ingeridos diariamente en seis comidas sin tener en cuenta, al contrario de como ocurre en otros regímenes de adelgazamiento, la cantidad ingerida de cada uno.

¿Por qué?

Esta dieta tiene su base en la creencia de algunos especialistas de que cada uno de los anteriores grupos de alimentos requiere un pH diferente en el estómago para su digestión correcta, así como para la asimilación adecuada de los nutrientes.

Por eso, al no terminar de digerir algunos alimentos, minimizamos su valor nutritivo. Asimismo, las malas combinaciones de determinados nutrientes atascan los intestinos y provocan acidez.

¿Para qué?

Este tipo de dietas se utilizan mucho como método de adelgazamiento rápido, que puede parecer maravilloso a primera vista. Llevada a cabo correctamente, permite adelgazar una media de tres kilos en siete días. Pero no hay que engañarse, ya que puede ser peligroso para la salud continuar con ella más allá de una semana.

El uso de estos regímenes está recomendado en aquellos casos en los que es necesario perder unos kilos en poco tiempo, por una razón determinada, como puede ocurrirles a los deportistas días antes de una competición, en el caso de modelos y actores, por exigencias del guión, o bien por un capricho personal. Pero siempre debemos tener claro que no la consideraremos como método de adelgazamiento habitual. Ahora veremos por qué.

Inconvenientes

Los inconvenientes de la dieta disociada son muchos, especialmente si no se tienen unos conocimientos bien fundados de nutrición. Por ejemplo, podemos encontrarnos rápidamente con déficit de vitaminas hidrosolubles y de calorías, con sus consiguientes efectos perjudiciales para el organismo.

Asimismo, algunos especialistas recomiendan una ingesta excesiva de grasas y proteínas, un extremo que provocaría, respectivamente, un aumento brusco de los niveles de colesterol y triglicéridos, y daños renales por exceso de nitrógeno. El aporte insuficiente de hidratos de carbono tiene muchísimos inconvenientes como:

  • Déficit de glucosa, principal combustible del organismo;
  • Exceso de cuerpos cetónicos (cetosis), ya que el cuerpo recurre a las grasas acumuladas a fin de evitar la degeneración de proteína muscular y visceral;
  • Escaso aporte de fibra que favorece el estreñimiento,
  • Bajo aporte calórico que provocará malestar general, mareos, intolerancia al frío, sequedad de la piel, pérdida de cabellos, contracturas musculares, amenorrea y alteraciones del sistema nervioso, que traerán, a su vez, consecuencias como insomnio, ansiedad, irritabilidad y depresión.

Todo ello, como ya hemos dicho, se debe a un uso prolongado en el tiempo de este régimen. En una semana apenas notaremos sus efectos, como mucho sufriríamos un pequeño déficit vitamínico y calórico fácilmente remediable.

Contraindicaciones y precauciones

Al intentar profundizar en el tema de la dieta disociada, encontramos diversas teorías que se contradicen entre sí, además de ser, en muchos casos, carentes de toda base científica. Podemos hablar, por poner algunos ejemplos, de las siguientes dietas:

  • La dieta de Hay: propone evitar la mezcla de hidratos y proteínas. Ya hemos visto los efectos que puede producir a la larga.
  • Régimen de Antonie: dedica cada día de la semana a un grupo de alimentos, pudiéndose comer la cantidad deseada de cada uno siempre que no se mezclen en un mismo día. Ésta es una dieta disparatada que asegura excesos y carencias continuas en nuestra alimentación.
  • La Dieta de Montignac: se centra en no mezclar hidratos y lípidos, prohibiendo el consumo de azúcar. También se asienta sobre una base científica poco fiable.

Tras leer esto, podemos estar hechos un lío o desmoralizados. La recomendación es hacer caso omiso de estas dietas y ceñirse a la letra grande, es decir, a las pautas básicas de la dieta disociada, no mezclar hidratos con proteínas y/o lípidos, realizar seis comidas diarias, beber abundante agua y no alargarla más allá de una semana.

Listado clasificatorio de alimentos

A continuación vamos a proponer una dieta que nos sugiere ideas para realizar las seis comidas recomendadas, pero antes mostramos una relación de los alimentos que pertenecen a cada grupo para que, tomando como base la dieta dada, podamos variarla a lo largo de la semana según nuestro interés.

  • Primer grupo: hidratos de carbono. Los encontramos principalmente en los cereales como el arroz, maíz, trigo, etcétera, o sus derivados como la Pasta; en patatas, boniatos…
  • Segundo grupo: proteínas. Están en los productos animales como carne, pescado, huevos, leche, yogur; y entre los de origen vegetal, en el seitán, tofu, tempeh, soja, levadura de cerveza, alga espirulina, frutos secos, lentejas, garbanzos o cualquier tipo de legumbre o proto.

Algunos de los alimentos de este grupo son también ricos en grasas.

Tanto los del primer grupo como los del segundo los podemos y debemos mezclar con verduras, teniendo en cuenta que se han de tomar los hidratos al mediodía y las proteínas por la noche.

Ejemplo de la dieta

  • Desayuno: infusiones, té, café o zumo. Pan con miel o mermelada, frutos secos siempre en poca cantidad.
  • Media mañana: fruta, se recomienda no mezclar frutas ácidas y dulces.
  • Almuerzo: ensalada, verduras cocinadas al gusto sin excederse en la cantidad de grasa o caldo de verduras, y una fuente de hidratos de los alimentos citados. Podemos mezclar las verduras con arroz, Pasta…
  • Merienda: es posible variar, sin mezclar, entre una pieza de fruta, un yogur, un par de galletas, un poco de embutido o queso, acompañado de té, café o infusión.
  • Media tarde: las mismas opciones que en la merienda, teniendo en cuenta el tipo de alimento ingerido en la merienda para NO variarlo ahora. Si tomamos un alimento proteico en la merienda lo tomaremos también a media tarde y lo mismo con los hidratos.
  • Cena: de primero se puede consumir, al igual que en la comida, sopa o caldo de verduras o las mismas verduras cocinadas de manera ligera. Pero de segundo optaremos por una fuente de proteínas a elegir.

De postre es recomendable evitar la fruta ya que no se digiere bien si la tomamos al final de la comida. Es preferible tomar yogur, frutos secos o una infusión digestiva. No es una dieta demasiado adecuada para los vegetarianos estrictos ya que, al no combinar legumbres con cereales se hace difícil encontrar una buena fuente de proteínas.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.

4 Comentarios

  1. No se porque se asocia la dieta disociada con bajas cantidades, partiendo de que favorece las digestiones y la asimilación de nutrientes, que no es mas que optimizar lo que se come. Si uno ingiere las cantidades necesarias para su fase, ya sea fuerza , volumen o definición, no creo que sea perjudicial. Yo lo uso desde hace tiempo, en la única ingesta que no lo hago es en la post entreno donde necesito tanto carbos, grasas y proteínas, pero no he bajado de peso ni sufro ningún tipo de inconveniente de los arriba mencionados si eres capaz d comer las cosas que contienen de ellas. Es mi mas humilde opinión nada más! saludos y gran web

  2. Estoy de acuerdo en líneas generales. Solo la haría una semana al año, de descanso por otro lado, a modo de desintoxicación, como especie de ayuno suave.

    En ciertos casos puede dar resultados a corto plazo muy deseables, por ejemplo cuando se padecen enfemedades hepáticas leves y se lleva una vida sedentaria; cuando estamos sanos y hacemos deporte, mejor dejarla de lado salvo, como dije alprincipio, una semana al año, o cada seis meses, tomando esos días de descanso-vacaciones.