Anatomía de la cadera, glúteos y otros músculos

Anatomía cadera

La articulación de la cadera es una estructura muy compleja que tiene muchas funciones.

Numerosos músculos y grupos musculares que la circundan desempeñan diversos cometidos en los movimientos del muslo.

El grupo muscular de los glúteos trabaja conjuntamente para extender, rotar y abducir la parte superior de la pierna. Tanto el tensor de la fascia lata como los glúteos trabajan
en el movimiento de separación del muslo.

Un grupo de seis músculos, a menudo denominados como rotadores, se encuentran profundamente bajo los glúteos y ejerce la rotación lateral del muslo.

Los cinco músculos que desplazan al muslo hacia la línea media del cuerpo se conocen comúnmente como aductores del muslo. Todos los grupos musculares que constituyen la musculatura de la cadera suelen trabajar conjuntamente entre sí para mover el tren inferior en muchos planos.

Los músculos posteriores que mueven el muslo son el glúteo mayor, el más grande y más superficial de los tres, el glúteo mediano y el glúteo menor.

Anatomía del gluteo

El primero es un músculo muy fuerte y es el responsable de la extensión y rotación externa de la pierna. Se origina en la región lumbar, en el ilion, sacro, cóccix y aponeurosis lumbar.

El glúteo mediano y el menor se encuentran por debajo de él y trabajan conjuntamente para abducir (abrir) la pierna, cuando esta está en posición neutra, para rotar externamente el muslo, cuando la cadera está flexionada, y para rotar internamente el muslo cuando la cadera está extendida.

Tanto el glúteo mediano como el glúteo menor se originan en el hueso ilíaco y se insertan en el trocánter mayor del fémur.

El tensor de la fascia lata (situado en la superficie lateral de la cadera) es, junto con los glúteos, un abductor del muslo. Este se origina en el borde anterior de la cresta ilíaca y se inserta en el tracto iliotibial.

Los músculos anteriores que mueven el muslo son el ilíaco y el psoas mayor. El primero se origina en la fosa ilíaca y se inserta en el trocánter menor del fémur. El segundo se origina en las apófisis transversas de las vértebras lumbares. Estos dos músculos trabajan para flexionar y rotar el muslo, así como para flexionar la columna vertebral.

Anatomía de la cadera

Muy por debajo del músculo glúteo mayor se encuentra una serie de seis músculos rotadores laterales del muslo. Estos son: el piriforme, el gémino superior, el obturador interno, el gémino inferior, el obturador externo y el cuadrado femoral.

Dichos músculos son muy pequeños y se originan en la cara posterior de la pelvis y se insertan en la cabeza del fémur. Actúan realizando la rotación lateral del muslo.

Finalmente, el grupo conocido comúnmente como de los aductores consta de cinco músculos situados en la cara interna del muslo, desplazándolo hacia la línea media del cuerpo.

El músculo recto interino (o músculo grácil) es el más superficial, el pectíneo es el más proximal y el aductor largo está situado inmediatamente lateral al recto interno. El aductor corto está situado detrás del aductor largo.

El aductor mayor, el más grande del grupo, se encuentra en la parte más medial del muslo. Los cinco músculos aductores se originan en diferentes zonas del pubis (hueso pubis) y se insertan en el fémur.

El músculo recto interno es el único que se inserta en la tibia. Todos ellos son los responsables de la aducción, flexión y rotación del muslo.

Objetivos de entrenamiento

Entrenar individualizadamente los músculos de la cadera es prácticamente imposible; sin embargo, estimular a los grupos musculares de la cadera y del muslo como un todo puede ser muy fácil.

Las sentadillas, el step y las zancadas trabajan el grupo de los glúteos de manera muy eficaz. La máquina de cadera (movimientos de abducción) y caminar lateralmente con una banda elástica añade resistencia a los movimientos de abducción de la cadera, estimulando a esta área en particular.

El ilíaco y psoas mayor, que son los principales implicados en la flexión de la cadera, pueden entrenarse mediante las zancadas posteriores, así como el ejercicio de flexión de cadera con las piernas estiradas con polea.

Las zancadas laterales trabajan el grupo de músculos aductores, aproximando y rotando medialmente la cadera, así como el ejercicio de sentadillas con piernas abiertas.

Los ejercicios como el peso muerto rumano, tocar la punta del pie sobre una pierna y la extensión de cadera sobre el balón de ejercicio trabajan muchos de los músculos de la cadera, tanto como motores primarios como estabilizadores secundarios.

Todos estos ejercicios también ayudan en la construcción de una región lumbar más fuerte y más funcional, reduciendo a su vez el riesgo de lesión en esta zona anatómica.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante. Solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.