Todas querríamos potenciar las siete curvas que, en mi opinión, potencian la silueta femenina, porque son las que proporcionan esa imagen de amazona moderna, atlética, dinámica y sensual.

Estás curvas son; la cintura, la cadera, el gemelo, el pecho, la lumbar, el glúteo y el femoral.

Por su ubicación especial y su diseño único, la curva de los gemelos es, después de la cintura, la de mayor fuerza visual.

A pesar de la superficie reducida que ocupa, su importancia simétricamente hablando es tan importante que desempeña un papel crucial en la forma física global.

La importancia estética de los gemelos

La verdadera corona de la proporción del cuerpo femenino se encuentra en la pantorrilla, en esos músculos conocidos como gemelos, más en concreto en su curva interna.

Puesto que las pantorrillas forman la última curva de la parte inferior del cuerpo, son como ‘la guinda del pastel’ que proporciona el acabado a la obra global.

He aquí algunos ejemplos de lo que solemos pensar ante las distintas formas de esa zona.

Cuando observamos unos gemelos pequeños precedidos de muslos delgados, decimos que tiene piernas de palillo.

Ante la visión de gemelos pequeños y muslos grandes, decimos que son piernas con forma de zanahoria.

Si los gemelos están bien formados y los muslos son finos, aceptamos que son piernas agradables, pero si las pantorrillas están bien y los muslos son grandes, entonces consideramos que esas piernas necesitan trabajarse para reducirlas.

Ahora bien, cuando coinciden unos gemelos y muslos bien formados y moldeados,
entonces esas son piernas perfectas. Es un hecho, la curva interna del gemelo tiene la última palabra y puede completar o destruir la simetría y la proporción del cuerpo.

Y eso es incluso aplicable a los hombres, como bien saben los que compiten, porque si fallan en el desarrollo de los gemelos su cuerpo se verá inacabado y tendrán que decir adiós a los títulos.

Cuanto mayor sea esa curva interna de la pantorrilla, más bonito se verá el tobillo y la rodilla, porque parecerán más pequeños. Es muy curioso, pero el impacto de unos gemelos con curva interna pronunciada, aumentan incluso la percepción de unos hombros y torso en buena forma.

En una mujer vestida que sólo deje ver sus pantorrillas, si éstas están bien formadas bastará para que el observador la considere bien proporcionada y en buena forma. Tal es la fuerza visual de esa curva interna del gemelo.

Rutinas de entrenamiento para moldear tus gemelos

La curva interna de la pantorrilla adquiere la forma de un diamante finamente tallado cuando el gemelo está bien desarrollado.

Básicamente hay cuatro tipos de defectos en esa zona y veremos como trabajar cada uno de ellos.

No obstante, recuerda que el límite genético siempre está ahí… pero siempre se pueden conseguir resultados si ponemos el empeño necesario.

Gemelos Internos planos

En esta configuración la cara interna del gemelo está plana. No tiene tanto que ver con el tamaño sino con la forma del músculo, pero con paciencia se puede corregir procurando engrosar la parte interna del gemelo.

La rutina idónea para este problema es:

Elevación de talones de pie, 3 x 15-20

Gemelo en maquina de pie

Elevación de tálones en máquina Smith, 3 x 15-20

gemelo-en-multipower

Elevación de las puntas de los pies en prensa, 3 x 15-20

gemelo-en-prensa

En todos los casos procurad poner las puntas de los pies más separadas que los talones, para incidir directamente en la curva interna.

Gemelos externos planos

La cara externa de la pantorrilla no presenta, ni puede hacerlo, tanta curva como la interna, pero constituye un verdadero potenciador de la forma estética de la zona. En este caso tenéis que centraros en engrosar la cara externa de la pantorrilla.

La rutina idónea para este problema es:

Elevación de talones a 1 pierna, 3 x 15-20

gemelo-a-una-pierna

Elevación de talones en máquina Hack, 3 x 15-20

Elevación de gemelos en maquina hack

Elevación de talones con barra, 3 x 15-20

gemelo-de-pie

En todos los casos procurad poner las puntas de los pies más cercanas que los talones, separando éstos un poco, para incidir directamente en la curva externa.

Gemelos cortos, o altos

Solemos decir que son gemelos con inserción alta y es muy fácil de detectar, porque la masa del músculo se encuentra muy arriba, casi pegado a la rodilla y la pantorrilla se ve fina, larga y antiestética.

Aunque se dice que ese es un defecto genético o estructural contra el que poco puede hacerse, lo cierto es que puede corregirse en gran medida mediante el estiramiento y trabajando el soleo, que es el músculo que subyace debajo del gemelo y que, al desarrollarse, puede llenar la zona que no ocupa el gemelo.

La rutina idónea para este problema es:

Elevación de talones a 1 pierna, 3 x 15-20

Elevación de talones sentada, 3 x 15-20

gemelo-maquina-sentado

Elevación de talones agachada, 3 x 15-20 (Nos agachamos e intentamos el mismo movimiento que si estuviéramos de pie)

En todos los casos procurad poner los pies bastante juntos.

Tobillos anchos

Este problema tiene dos posibles raíces, el exceso de peso y una estructura ósea pesada. En el primer caso la dieta puede resolver el problema, pero en el segundo habrá que entrenar con tesón el gemelo.

La rutina idónea para este problema es:

Elevación de talones tipo burro, 3 x 15-20

gemelo-tipo-burro

Elevación de talones en prensa, 3 x 15-20

gemelo-en-prensa

Elevación de talones sentada, 3 x 15-20

gemelo-maquina-sentado

En todos los casos procurad mantener las puntas de los pies rectas al frente.

Belleza y salud

Como sabéis las mujeres solemos usar zapato de tacón y aunque se pueda suponer que el objetivo es parecer más altas, es más cierto que ese calzado se usa porque al andar de puntillas se fuerza el gemelo y su tamaño mejora, proporcionando esa curva que tanto favorece la estética de las piernas.

Otro rasgo que tiene mucho que ver con eso mismo es la costumbre de calzar zapatos pequeños, que en algunas sociedades era llevado el extremo de intentar reducir el tamaño del pie, en un intento de hacer parecer la pantorrilla más grande.

No obstante, andar siempre con ese calzado constituye un hábito que está en el origen de no pocos problemas de pies y hasta de columna.

No hace falta complicarse la vida con esos métodos, la solución es mucho más sencilla, basta con acentuar la curva interna de la pantorrilla entrenando seriamente los gemelos y el soleo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos. No enviamos SPAM, ¡Solo Puro Fitness!

Únete a otros 11.006 suscriptores