Inclinación lateral en polea

18457

Inclinación lateral en polea

Aunque este ejercicio puede hacerse también de rodillas, el movimiento es casi idéntico.

Podéis entrenar con un peso moderado para hacer un número medio de repeticiones o ir muy ligero y completar muchas repeticiones hasta lograr una quemazón de los oblicuos.

Posición Inicial

Atad un agarre de tipo D a la salida superior de la polea. Colocaos de pie y lateralmente a la polea con un hombro cerca del agarre.

Coged el agarre con una posición de mano por debajo de tal forma que haya tensión en el músculo en la posición inicial. El codo debe mantener una flexión de unos 90º.

Bloquead todo el brazo en esa posición relativa con el cuerpo y la cabeza durante toda la duración de la serie. No debéis tirar hacia abajo con el brazo y el hombro, lo cual reduciría la tensión sobre los oblicuos.

Mantened una separación de pies igual a la de los hombros, las rodillas desbloqueadas para guardar el equilibrio.

Ejecución del ejercicio

En un movimiento suave y continuo, encogeos hacia abajo en un plano lateral tanto como podáis por medio de la contracción de los oblicuos.

Aseguraos de no tirar hacia abajo con el brazo, un error bastante común.

Aguantad esa contracción de pico durante un segundo, manteniendo la contracción de los oblicuos y luego regresad al punto inicial.

Permitid que el peso tire del cuerpo atrás hasta la posición inicial, pero no permitáis que las placas se toquen entre sí entre series.

Mantened la cabeza en posición neutra, manteniéndola en línea con el tronco en todo momento.

Consejo avanzado

Una vez que podáis hacer unas 12 repeticiones con buena forma, en lugar de incrementar simplemente el número repeticiones que podéis hacer, incrementad la carga por una placa más y volved a entrenar hasta alcanzar las 12 repeticiones.

Utilizad un peso mayor o series descendentes con los movimientos de oblicuos con resistencia. También probad una doble congestión. Haced repeticiones de amplio recorrido, liberad solo unos centímetros y luego contraed de nuevo hacia abajo para lograr otra segunda contracción. Eso constituye una repetición.

Imagen extraída de bodybuilding.com