Actualmente, la periodización es la base del entrenamiento de musculación y la progresión de cualquier pesista serio.

Cuando practicáis musculación, una de las causas principales por las que muchos de vosotros no alcanzáis los resultados deseados es porque no tenéis un plan para periodizar y entrenáis de forma siempre instintiva.

Las rutinas de pesas deben estar bien planificadas para obtener los máximos beneficios.

Que es la periodización en el entrenamiento

La periodización se basa en dividir los entrenamientos de forma (por ejemplo) anual en varias fases o ciclos de entrenamiento.

En cada ciclo se enfoca el entrenamiento para un determinado objetivo como puede ser la hipertrofia, la fuerza, la potencia, resistencia, definición muscular, etc.

Además, entre estos ciclos de entrenamiento se realizan periodos transitorios, que pueden ser descansos activos (se sigue entrenando, pero a menor intensidad) y pasivos (se deja de entrenar completamente durante algunos días) para garantizar una recuperación adecuada de tu rutina de gimnasio.

Si aplicas la periodización en tu entrenamiento, aunque solo sea de una forma muy básica, comenzarás a ver cambios año tras año.

De todas formas, recuerda que aunque apliques la periodización, esta solo garantiza resultados si llevas una adecuada alimentación.

Periodización básica: Fuerza, Volumen y Definición

No solo es importante cambiar los ejercicios de la rutina, también es importante cambiar el tipo de entrenamiento que estamos llevando a cabo.

Es un error entrenar siempre con rutinas de volumen, al igual que siempre con rutinas de fuerza y definición.

Antes de llegar a las 3 fases estoy suponiendo que eres consistente con tus entrenamientos y no te saltas días, no reduces el tiempo de entrenamiento o evitas hacer trabajo real.

Si ese es el caso, no importa para nada lo bueno que sea un programa que está siguiendo, porque no lo estas siguiendo a consciencia. Un buen programa está diseñado para ser seguido exactamente como está escrito, hasta terminar cada conjunto y repetición en la cantidad exacta de tiempo que se dice.

Descansando durante 80 segundos cuando dice que 60 no servirá para nada, y hacer 11 repeticiones, cuando dice 13 tampoco va a funcionar. El entrenamiento que hagas solo funcionara bien dependiendo de que tan bien lo hagas.

Bien, ahora que hemos puesto en claro las condiciones vamos a ver, de forma entendible para todos,  las 3 fases fundamentales que te ayudarán a conseguir tus objetivos y superar tus altibajos.

1) Fase de Fuerza Máxima

Esta es la fase en la que estás manejando los pesos más grandes que puedas, alrededor del 80-90% de tu máximo, en el rango de 3 a 6 repeticiones. Tomar períodos de descanso más largos, entre unos 2 a 4 minutos entre series.

Esta fase fuerza al máximo a los músculos, los tendones y el sistema de nervioso a adaptarse a empujar el máximo de peso al límite de tu capacidad. Cada repetición debe sentirse como un esfuerzo máximo.

Generalmente, no hay sensación de ardor para este tipo de entrenamiento, sólo un agotamiento muscular en general.

2) Fase de Hipertrofia Muscular

Durante esta fase manejaras una cantidad de peso alrededor de 65 a 80% de tu máximo y hacer entre 8 a 13 repeticiones. Los periodos de descanso son alrededor de 1 a 2 minutos.

Estas sesiones de entrenamiento normalmente llevan una gran cantidad de sangre a los músculos dando un bombeo grande y continuo a tus músculos, sino que también estimula la expansión y el crecimiento de las fibras musculares.

Las sesiones deben fluir de una repetición a la próxima llegando a conseguir una sensación de quemadura hacia el final y llenando los músculos de sangre.

3) Fase de Definición muscular

Esta es una fase de acondicionamiento muscular en la que se manipulan pesos del 50 al 70% de nuestro máximo, haciendo entre 12 a 20 repeticiones. Los periodos de descanso son muy cortos, entre los 45 a 90 segundos.

Esta fase construye resistencia en el músculo, lo que significa enseñar al músculo a manejar una cantidad moderada de peso durante largos períodos de tiempo (Esto es diferente a la resistencia cardiovascular que pueden durar hasta varias horas).

Esta fase es necesaria para enseñarle a tus músculos la capacidad para lidiar con el estrés prolongado, bajar los niveles de ácido láctico (lo que hace que se siente una intensa quemadura), y disminuir la fatiga muscular en general.

Utiliza la periodización básica

Cada una de estas fases contribuye a la eficacia de la otra. Mantente en cada una de ellas  alrededor de 8 semanas (tanto como tu cuerpo se adapte rápidamente a este entrenamiento).

Esta es una forma muy básica de periodización, ponla en práctica y seguro que obtendrás buenos resultados, sobre todo si siempre entrenabas de la misma forma.

La periodización evita el sobreentrenamiento

Para obtener beneficios del ejercicio regular, necesitas hacer 30 minutos de actividad física al menos tres veces por semana.

Pero si por el contrario, entrenas más de una hora al día, siete días a la semana, estarás haciendo demasiado ejercicio.

Es imposible para tu cuerpo recuperarte por completo de cada sesión de trabajo con un programa de esta clase; así no ganarás masa muscular ni fuerza. Si tienes un problema de sobreentrenamiento tu solución es la periodización.

Realizar demasiado ejercicio es contraproducente y conduce a un estado de sobreentrenamiento, se dejan de hacer progresos, aparece la debilidad y se abre la puerta a la lesión.

Recuerda que los músculos deben recuperarse de los estímulos del ejercicio para obtener beneficios. Más no es necesariamente mejor; así que no hagas tu régimen de entrenamiento más complicado  y exigente de lo que tiene que ser.

Artículos relacionados con la periodización