Remo en máquina

47870

Remo en máquina

Muchas empresas fabrican máquinas magníficas para hacer remo. La principal ventaja es que el pecho se apoya en una almohadilla y no se puede redondear la espalda.

Por eso las máquinas son más seguras, aunque no se consigue un magnífico grado de desarrollo si no se complementan con pesos libres.

Inicio del Remo en máquina

En el remo en máquina debes adoptar una posición estable de sentado con las piernas formando un ángulo recto aproximado (ángulo de unos 80 grados).

Estabilice el tronco con el cojín pectoral -en caso de existir y si es necesario- y agarre los puños algo por debajo de la altura de los hombros.

Movimiento en el Remo en máquina

En la máquina de remo, el movimiento también es dirigido por los músculos de los hombros y de la espalda. Esto hace que el tronco se eleve activamente. Los primeros centímetros del movimiento se realizan todavía con los brazos estirados.

Flexione los brazos progresivamente y lleve los puños hacia atrás hasta llegar con los codos por detrás del eje de los hombros. Mantenga la espalda recta durante todo el gesto. La mirada se dirige hacia delante.

Otros consejos del Remo en máquina

Mantenga la espalda siempre recta y evite movimientos compensatorios de las zonas lumbar y cervical.

Acentúe la estabilización autónoma y utilice el cojín pectoral sólo cuando resulte imprescindible, por ejemplo con pesos elevados, y cuando sean superiores al propio peso corporal.

Aprovechad que el peso está equilibrado y el torso sujeto para contraer bien los músculos durante un segundo en cada repetición.