Pullover en banco declinado

Pullover en banco declinado

Usad un banco declinado y transformad el pullover en un desarrollador de dorsales como nunca habéis encontrado igual.

Sea para pecho o para espalda, el pullover es una adición fenomenal para cualquier repertorio de entrenamiento. Pero, ¿cómo puede usarse un ejercicio para dos grupos musculares y resultar efectivo para ambos?

Buena pregunta. Al hacer el pullover normal, cuando los brazos quedan paralelos al piso, el pecho tira del peso sobre la cara. Pero al llegar los brazos a la línea perpendicular, los dorsales se implican más, aunque solo brevemente.

En ese punto perpendicular y más allá de él, se hace difícil mantener la tensión debido a la gravedad.

Pero al usar un banco declinado, podemos aumentar el recorrido de los brazos más allá de la perpendicular y alcanzar un ángulo de 45 grados respecto al cuerpo, incrementando el tiempo en que estamos bajo tensión.

Utilizamos aquí una barra, convirtiendo al pullover en diferente a los demás. Si queréis que os ardan los dorsales, seguid estos pasos y hacedlo bien.

Posición inicial

Acostados boca arriba sobre un banco declinado con los pies fijos debajo de los rodillos frontales y la cabeza próxima a la extremidad del banco.

Sujetad una barra con agarre prono, extendiendo los brazos encima de la cintura.

Rodead la barra con los dedos pulgares para mayor seguridad.

Ejecución

Manteniendo los brazos estirados, bajad lentamente la barra hacia atrás y por encima de la
cabeza hasta acercarla al suelo, aguantando un instante en esa posición para obtener un buen estiramiento.

Tirad de la barra hacia arriba hasta devolverla al punto de partida, sobre los abdominales.

Apretad los dorsales y repetid las veces necesarias.

Consejos

Incrementad gradualmente el ángulo del banco hasta sentiros seguros con el ejercicio.

Aseguraos de sentaros entre series para que la sangre no se acumule en la cabeza y produzca mareos.

También podéis utilizar una mancuerna para este ejercicio; es importante mantener los brazos estirados durante todo el intervalo de recorrido.

Aseguraos de rodear la barra con los dedos pulgares para añadir seguridad, al tiempo que
mantenéis la cabeza recta y plana contra el banco, durante todo el ejercicio.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.