Como identificar tus metas y medir tus progresos

Ejercicios mujeres

Cuando elaboramos un programa de ejercicio para mujeres los primeros pasos serán identificar nuestras metas y ser capaces de medir nuestros progresos.

Cuando establezcamos nuestras metas debemos acotar al máximo nuestros objetivos… metas demasiado generales no sirven más allá de tenerlo como propósito a largo plazo.

A la hora de medir nuestros progresos debemos ser pacientes y mantener la constancia. El cambio llegará, pero es un proceso lento.

Identifica tus metas

Metas de entrenamiento
Debemos establecernos metas pero siempre realista y a corto-medio plazo.

Para elaborar un programa de entrenamiento con pesas personalizado a la perfección que se ajuste a tus necesidades, primero tienes que definir con claridad tus objetivos.

Se hace ejercicio para conseguir una combinación de las siguientes metas:

  • Remodelar el cuerpo
  • Eliminar el exceso de grasa corporal
  • Mejorar el rendimiento deportivo
  • Conservar la salud
  • Combatir la pérdida de movilidad debida al envejecimiento

Tienes que ser capaz de explicar con precisión la relación existente entre tus metas principales y estos objetivos.

Evita objetivos muy vagos, como por ejemplo: “Quiero ponerme en forma” o “Quiero mejorar mi físico”. Sé lo más precisa posible.

Por ejemplo, en un mes, puede que quieras lograr una o más de las siguientes metas:

• Perder 3 kg
• Aumentar tu fuerza un 10 por ciento
• Que te quepa la ropa que no has podido llevar hace tiempo

Como medir tus progresos

Medir tus progresos
Las fotografías son un excelente método para registrar tus avances.

Seguir rigurosamente un buen programa provocará progresos. No obstante, medirlos puede resultar difícil, porque te ves a ti misma a diario.

Puede que incluso creas que no estás haciendo progreso alguno. Y luego, un día, la ropa parece más apretada en un sitio nuevo y más holgada en otro.

Una manera de detectar las mejoras es fotografiarte al menos una vez al mes, desde diversos ángulos.

Estas fotos deberás tomarlas a la misma hora del día (de forma ideal nada más levantarte por la mañana), en el mismo sitio (con mismas condiciones de luz) y con la misma ropa.

Muchas mujeres han descubierto que las fotos son más fiables que el peso corporal o las medidas.

Ten la seguridad de que, siempre y cuando estés entrenando con regularidad y llevando una dieta saludable y equilibrada, la grasa disminuirá y los músculos se desarrollarán. La clave está en ser constante y tener siempre en cuanta que cambiar tu físico es un proceso lento y progresivo, incluso en ocasiones con altibajos.

Sin embargo, dado que unas mujeres logran resultados con mayor rapidez que otras, no puedes predecir de forma exacta tu ritmo de progreso.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.