Grasas saludables para un abdomen plano

Abdomen Plano

Existen ciertas comidas que fomentan la pérdida de grasa en el área abdominal – y, aunque no lo creas, son todas grasas. Grasas de las buenas.

No es recomendable eliminar toda grasa de tu dieta: este nutriente tiene la responsabilidad de incrementar tus niveles de testosterona y eso se traduce a un mejor desarrollo muscular y un menor almacenamiento de grasas en el cuerpo (y no, eso no significa convertirse en un ‘macho’, por si alguna mujer se lo estuviese preguntando).

Los siguientes alimentos son conocidos como ‘las grasas sanas’ y, si son ingeridas con moderación, son parte del trabajo hacia un abdomen más plano:

1. Aceites sanos

De canola, semilla de lino, oliva, maní, salsa pesto, alazor, soja, girasol, nuez. Solamente recuerda nunca cocinar con aceite de semilla de lino e intenta no consumir más de una cucharada.

2. Nueces y semillas

Almendras, manteca de almendra, nueces de Brasil, manteca de castañas de cajú, mantequilla de maní natural, castañas de cajú tostadas, maní tostado, avellanas, nuez de macadamia, pacanas, piñones, pistachos, semillas de calabaza tostadas, semillas de girasol, mantequilla de semilla de girasol, nueces.

Estos alimentos son los perfectos tentempiés y también pueden ser utilizados para condimentar sopas, salsas y yogures. Mantén las porciones por debajo de las dos cucharadas o un puñado y siempre en sus versiones crudas; las almendras crudas son sanas, las fritas con sal no.

3. Aguacates

Ya sea en ensaladas o en salsas bajas en calorías y guacamole, sus 21 gramos de grasas monosaturadas y sus altos niveles de potasio y fibra te mantendrán satisfecho por mucho tiempo. La porción no debería ser más que ¼ taza debido a que es muy calórico.

4. Aceitunas

Tanto las negras como las verdes pueden ser comidas como nutritivos tentempiés o formar parte de cualquier otro plato. No comas más de 10 aceitunas  (¡un tentempié bastante grande de por sí!)

5. Chocolate negro

Cuanto más alto sea el porcentaje de cacao, mejor será el chocolate para tu cuerpo y tus abdominales (prueba, por ejemplo, chocolate amargo con más de 70% de cacao). Sé creativo y utilízalo cuando lo deseas, pero mantén a las porciones por debajo de ¼ taza.

Otros alimentos

Adicionalmente, no le des la espalda al pescado con alto contenido graso tal como el salmón, las sardinas, la caballa, el arenque o la trucha. Puedes también agregarle coco a tus comidas para darles un gusto exótico o incluso permitirte consumir pequeñas porciones de grasa animal de forma muy poco habitual.

Sin embargo, esto no significa que todos los alimentos grasos estén bien. De hecho, algunas grasas son tan poco saludables y contraproducentes a tus metas de pérdida de peso y atractivo físico que se merecen su propia sección.

Grasas que debes evitar

No todas las grasas son buenas, incluso si las comes con moderación. La gran mayoría tiende a fomentar la acumulación de grasas en el cuerpo y generan un contexto perfecto para padecer muchas enfermedades. Recomiendo que intentes evitar cualquiera de estas grasas por completo en tu vida diaria.

Al hacerlo, no sólo estarás tomando una decisión que realmente te ayudará a tener aquellos abdominales de acero que siempre has deseado, sino que también le estarás haciendo un favor a tu cuerpo, ayudándolo a que funcione en perfectas condiciones por mucho más tiempo.

1. Aceites hidrogenados

Estos, junto con la margarina y otros aceites refinados, son la mayor fuente de las conocidas y temidas grasas trans. La razón por la cual todo el mundo parece odiar a estas grasas es que, básicamente, son lo mismo que comer veneno.

Los estudios han continuamente demostrado que no sólo engordan muchísimo, sino que también aumentan tus posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, numerosas variedades de cáncer y disfunciones sexuales. Intenta cocinar y consumir aceites que sean ‘no refinados’, ‘vírgenes’ o ‘extra vírgenes’ (incluso en el caso de los ‘aceites buenos’ mencionados anteriormente).

2. Cualquier cosa que esté frita

Tal como debes haberlo adivinado, se suele freír a los alimentos en aceites hidrogenados y refinados (y, si se trata de un restaurante de comida rápida, ¡posiblemente sean los más baratos y menos sanos!).

3. Jarabe de maíz alto en fructosa

Esta sustancia suele encontrarse en casi todo producto dulce y procesado. Es, básicamente, un edulcorante de bajo costo que también es conocido por también ser lipogénico: esto significa que, en efecto, fomenta el almacenamiento de grasas en el cuerpo. Si andas detrás de un cuerpo delgado y marcado, esto es exactamente el tipo de alimento que debes evitar.

Revisa si alguno de los siguientes productos que habitualmente consumes contiene jarabe de maíz alto en fructosa: refrescos, jarabes, kétchup, cereales azucarados, jugos de frutas, tortas, galletas, salsas de pasta, salsas barbacoa, aderezo para ensaladas y cualquier otro producto con textura casi-líquida (ten cuidado con cualquier otro tipo de bebida dulce).

4. Grasa de leche homogeneizada

La leche entera no es mala pero la leche homogeneizada y pasteurizada lo es. Desafortunadamente, es casi imposible encontrar leche entera natural en nuestra sociedad. Por lo tanto, sugiero que no pierdas el tiempo y simplemente cámbiala por leche descremada o yogures bajos en grasas sin aditivos insalubres (tal como azúcares y jarabe de maíz alto en fructosa).

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.