Grasas

Grasas

Las grasas, también denominadas lípidos, son una clase de compuestos orgánicos de elevado valor energético (9 kcal por g de grasas), y suelen encontrarse en forma de triglicéridos (es la forma más abundante de grasa en los alimentos y en los tejidos), fosfolípidos y esteroles (fundamentalmente colesterol).

Nuestro cuerpo acumula mucha más grasa que hidratos de carbono, y en estados de reposo, en actividades de baja intensidad, o cuando nuestro organismo ya ha agotado todos sus depósitos de HC, las grasas van a ser precisamente la principal fuente energética de nuestro organismo, metabolizándose o transformándose para dar energía por medio de un proceso conocido como lipólisis (degradación de lípidos).

Pocos componentes de los alimentos han soportado un debate tan largo y controvertido como las grasas. Primero estaban las organizaciones de salud, predicando que la mejor apuesta para mejorar tu salud y mantener la cintura en forma era evitar a toda costa los productos que contuvieran demasiada grasa. De repente, los furtos secos empezaron a oxidarse en las estanterias de las tiendas.

Luego vinieron los gurúes de las dietas lanzando al mercado la noticia de que toda la grasa -incluso la saturada- estaba libre de pecado, y que un plato de huevos fritos con patatas fritas y bacon no producía daños.

Ahora que ya parece haberse calmado el ruido de la batalla, lo que nos queda es la verdad: Que existen grasas buenas y malas.

Si consumís en exceso estas últimas, es muy probable que pronto acabéis en la consulta del cardiólogo. Si apenas probáis las grasas buenas, dañareis vuestra salud y pondréis en peligro vuestros progresos en el gimnasio.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.