Beneficios del entrenamiento de fuerza en mujeres

Beneficios del entrenamiento con pesas en mujeres

Todas las mujeres pueden beneficiarse del entrenamiento de la fuerza independientemente de su edad u objetivos.

Las jóvenes pueden emplearlo para esculpir un cuerpo atractivo que puedan mantener toda la vida; las deportistas, para aumentar su fuerza o resistencia entrenando con pesas; las activas, pueden sacar provecho de estar más en forma, más atractivas y más sanas a cualquier edad.

El entrenamiento con pesas ayuda a todas las mujeres a afrontar el estrés cotidiano, combatir la obesidad y evitar problemas cardiovasculares.

También es la mejor herramienta para reestructurar el cuerpo después de dar a luz.

Al conservar la integridad tanto de los huesos como de los músculos, el entrenamiento contra resistencia favorece a las mujeres de mediana edad neutralizando muchos de los problemas de salud asociados con la menopausia.

También mitiga la redistribución de la grasa que puede provocar engrosamientos adiposos en la zona abdominal y que haya un exceso de piel flácida en los brazos.

Las mujeres mayores pueden ralentizar el envejecimiento al tener más fuertes los músculos y más resistentes los huesos. Las caídas pueden evitarse gracias a un control muscular y un equilibrio mejores.

Además, el mantenimiento correcto del rango de movimiento puede prevenir la pérdida de movilidad.

No solo es estética

Evidentemente, el entrenamiento contra resistencia aporta beneficios que van más allá de la estética. Este hábito saludable puede ayudarnos a todos a vivir más y mejor.

La salud, después de todo, no es solo un regalo del cielo. Aunque la predisposición genética desempeñe un papel importante, las investigaciones médicas muestran que la genética representa solamente el 30 por ciento de la salud.

El 70 por ciento restante viene determinado por el estilo de vida. En otras palabras: somos responsables de nuestra salud.

La inactividad física se asocia con una considerable reducción de la esperanza de vida.

Así, por ejemplo, cada hora que pasamos inactivos provoca una pérdida de esperanza de vida de 21 minutos.

Para una mujer que vea la televisión seis horas al día, esto se traduce en una reducción de la esperanza de vida de casi cinco años.

Estudios de investigación a gran escala han demostrado que las personas sedentarias que hacen ejercicio 15 minutos al día aumentan su esperanza de vida en tres años en comparación con personas totalmente sedentarias.

Para contrarrestar los nocivos efectos de la inactividad, el entrenamiento con pesas y el entrenamiento cardiovascular (p. ej., correr, montar en bicicleta, aeróbic) son los que proporcionan los mayores beneficios de salud en la menor cantidad de tiempo.

El entrenamiento con pesas y el cardiovascular no solo mejorarán tu aspecto, sino también tu salud, y cambiarán tu vida para mejor. Es hora de empezar.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.