Gana masa con menos aeróbico

Ganar masa con menos aeróbico

Veamos la verdadera importancia del ejercicio cardiovascular para nuestro objetivo de ganar masa muscular. ¿Cuanto debo hacer? ¿Debo dejarlo por completo?

El ejercicio es una especie de paradoja. Es una agresión al organismo que pone en marcha una respuesta al estrés, induciendo un catabolismo temporal.

Durante este estado antianabólico, los tejidos corporales se rompen. Mientras que los cortos episodios de entrenamiento duro estimulan el crecimiento de músculo nuevo, el ejercicio demasiado prolongado y demasiado intenso origina un incremento de las hormonas del estrés, el cortisol, el glucagón y las catecolaminas. Dichas hormonas catabólicas se dirigen al consumo de glucógeno y aminoácidos y causan la degradación del tejido muscular.

Si deseas vivir en un estado anabólico y de crecimiento muscular, tus sesiones de entrenamiento deben ser intensas y cortas. Después de una hora de entrenamiento a alta intensidad, habrás perdido la potencia y estarás entrando en un estado de catabolismo.

Haz sólo lo necesario para estimular la hipertrofia muscular, realiza algo de ejercicio cardiovascular y después sal del gimnasio y comienza el proceso de crecimiento.

¿Cuento debemos hacer?

El ejercicio aeróbico es excelente para mejorar la salud general y promover la pérdida de grasa. Pero si tu meta es el crecimiento de la masa muscular, no te pases con el ejercicio cardiovascular. No ganarás peso si estás quemando más calorías de las que ingieres. No obstante, para todos excepto para los tipos ectomorfos más extremos, la inclusión de algo de cardio puede ser beneficiosa.

Puede ayudar con el apetito (incrementándolo), mantiene un poco la condición física, tiende a mejorar la recuperación y puede ayudar a aliviar algo el aumento de grasa durante nuestra temporada de volumen. Quizás lo más importante, es que mantiene activas las vías metabólicas de quema de grasa y eso, a la hora de retomar una dieta restrictiva, parece que ayuda a que la pérdida de grasa ocurra más rápido y no llegues al verano de nuevo gordo como un tonel.

Por otra parte, demasiado ejercicio cardiovascular entorpece la fase de reconstrucción. Si estás acostumbrado a jugar al baloncesto durante una hora todos los días, necesitarías cambiar un poco tus hábitos si deseas desarrollarte de verdad.

Esto no quiere decir que dejes de hacer ejercicio aeróbico por completo. Como hemos dicho, algo de cardio puede ser beneficioso; lo ideal es hacerlo los días que no entrenes con pesas20-30 min del cardio estándar aburrido y anticuado (baja-moderada intensidad), realizado entre 2 y 4 veces por semana  después de la rutina de pesas. De esta forma te aseguras de obtener los beneficios del ejercicio aeróbico sin comprometer tus objetivos de ganancia de masa muscular.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico y serás notificado de nuevos artículos al instante.
No enviamos Spam, solo te contactaremos cuando publiquemos un nuevo artículo.